Rosa Nelly y Raúl protagonizaron una trágica historia en 2016 / Foto: Especial
El notario recibió más de 20 golpes con un martillo y fue semienterrado en el patio de su casa

Monclova, Coahuila.- Por unanimidad, el Tribunal del Juicio Oral declaró culpable a Rosa Nelly Luna Cisneros del delito de homicidio calificado con ventaja y perspectiva de género en agravio de su esposo el notario público Raúl Tomás Alton Garza, quien falleció por recibir más de 20 golpes con un martillo y fue semienterrado en el patio de su casa.

La representación social informó que éste sería el primer fallo de perspectiva de género registrado en el estado, por la violencia psicológica y física que sufrió la víctima de parte de su pareja.

El Tribunal, que presidió el Juez Hiradier Huerta, informó que la resolución queda acreditada con el agravante de ‘ventaja’ porque la imputada mantuvo sedado a su esposo con benzodiacepinas.

De acuerdo a los datos de prueba y testimonios que se presentaron en el desarrollo del juicio, se estableció que Raúl Alton Garza se separó de Rosa Nelly Luna, tras siete años de matrimonio, por diversos conflictos de celos que lo orillaron a buscar apoyo psicológico por violencia intrafamiliar.

Los testigos relataron que al notario público continuamente lo veían con rasguños en la cara, marcas de golpes y en una ocasión apareció en su oficina con una lesión en la frente porque Rosa Nelly le aventó un celular.

Luego de dos meses de estar separados y en un intento de reconciliación, Raúl Alton acudió al domicilio conyugal de la calle Héctor de la Fuente en la colonia residencial Bugambilias el 16 de enero del 2016, por invitación de Rosa Nelly.

Al día siguiente su hermano Daniel Alton Garza lo reportó desaparecido y Rosa Nelly informó a los familiares y autoridades que no sabía en dónde se encontraba, incluso acudió a un rosario organizado por su suegra, fue al teatro y atendió otras actividades sociales.

El 19 de enero del mismo año, Rosa Nelly se comunicó con un agente de la Fiscalía General de Justicia para pedirle que acudiera a su casa porque tenía información del paradero de su esposo.

Declaró que el cuerpo se encontraba enterrado en el jardín y que dos hombres lo habían asesinado desde la noche del 16 de enero. Posteriormente se sabría que el notario falleció el 18 de enero alrededor de las 12:00 horas.

El médico legista, tras realizar la necropsia, determinó que Raúl Alton recibió más de 20 golpes en el cuerpo con un objeto contundente y murió por traumatismo craneoencefálico.  

Se encontraron golpes en el área de los genitales de la víctima que producen un gran dolor, lo que también sirvió para acreditar la perspectiva de género porque estos se habrían cometido como un atentado a la masculinidad por las evidencias de celopatía de la imputada.

Los jueces del Tribunal del Juicio Oral indicaron que las agresiones que sufrió fueron innecesarias para lograr el cometido de su muerte, por lo que Raúl Alton se ubicó en un grupo vulnerable por sufrir violencia intrafamiliar.

Tras el emitir el fallo, informaron que la audiencia de individualización y reparación del año se llevará a cabo el viernes 9 de noviembre a las 9:30 horas. El Ministerio Público solicitará la pena máxima para Rosa Nelly que es de 35 años de prisión.

Héctor Javier Liñan, abogado / Foto: Nadia Betancourt

ABOGADO APELARÁ FALLO

Héctor Javier Liñan, abogado de Rosa Nelly Luna, informó que una vez que reciba la sentencia por escrito tiene 10 días para apelar.

“Desde un inicio he sostenido que violaron los derechos de Rosa Nelly y lo voy a sostener hasta llegar a la propia Suprema Corte de Justicia, incluso a las cortes internacionales”, mencionó.

Dijo que el Tribunal de Juicio Oral evadió el tema de la licitud de la prueba y que su cliente fue detenida injustificadamente además de torturada después de revelar el lugar en el que se encontraba el cuerpo de su esposo.

“El Tribunal se presta a la comparsa de la violación permanente de derechos fundamentales de la que son víctimas los imputados. Este fallo deberá ser atacado y llevado a las más altas esferas de impartición de justicia internacional”, añadió.

Liñan expuso que la Fiscalía no contaba con elementos suficientes para que las pruebas aportadas se tomaran en cuenta. “Desde que fue detenida la imputada no tuvo una asistencia jurídica cercana y estaban obligados a presentar un defensor que presencié el desarrollo de pruebas irrepetibles o consumibles, como es el cadáver y la prueba química en orina”.