Foto: Tomada de Internet
En las comunidades de Otatlán y Las Ventanas, en San Miguel Totolapan, vecinos reportaron ataques armados esta semana, al menos siete personas habrían muerto. Los primeros reportes señalan que se trató de enfrentamientos entre supuestos grupos criminales y autodefensas de la zona.

 Vecinos de Otatlán, en el municipio guerrerense de San Miguel Totolapan, denunciaron que la mañana del jueves cerca de 100 sicariosdispararon contra el pueblo, lo que desató un tiroteo que dejó siete personasmuertas,  identificadas como supuestas integrantes del grupo agresor.

El grupo criminal que habría atacado a la comunidad llegó desde la madrugada del jueves y los disparos comenzaron en la mañana, afirmaron testigos.

Además, hubo un tiroteo en la localidad Las Ventanas y la noche del miércoles una pareja fue herida de bala en Zihuatanejo.

De acuerdo con vecinos, a la comunidad Las Ventanas del mismo municipio llegaron hombres armados y dispararon desde los cerros contra las casas, pero no se reportaron heridos.

Un primer reporte indica que los conflictos registrados en Las Ventanas y Otatlán ocurrieron porque ingresó un grupo encabezado por un hombre identificado como Isaac, mismo que se confrontó con la autodefensa de la sierra.

Foto: Tomada de Internet

También reportaron que Isaac iba acompañado de una célula que quedó de la banda Los Tequileros, quienes pretenden apoderarse de las rutas del trasiego de droga.

Las comunidades se ubican en la parte alta de la sierra de Guerrero, a unas 15 horas de la cabecera municipal y en las colindancias con la región Costa Grande.

VIOLENCIA EN  ZIHUATANEJO

Fuentes de las Secretaría de Seguridad Pública estatal informaron que minutos después de las 21:00 horas del miércoles, una pareja fue herida de bala en el centro de Zihuatanejo.

Testigos aseguraron que las víctimas estaban adentro del bar “3 Hermanos”, a donde llegaron hombres armados y les dispararon.

Después llegaron paramédicos de la Cruz Roja quienes atendieron a los dos heridos y los trasladaron a un hospital para recibir atención médica, mientras que policías estatales y municipales buscaron a los agresores, pero no los encontraron.