Foto: Especial
Familiares y empleados señalaron los daños que provocará la decisión del gobierno federal

Las protestas contra el recorte presupuestal aplicado al programa de estancias infantiles continuaron ayer en varios estados de la República. Familiares y empleados señalaron los daños que provocará la decisión del gobierno federal. En Ciudad Juárez, Chihuahua, cuestionaron que se pretenda bajar la edad de atención a menores de tres años 11 meses, a dos años 11 meses, y negar el servicio a quienes cuenta con algún tipo de seguridad social.

En la ciudad de Chihuahua, Mario Vázquez, ex dirigente estatal del Partido Acción Nacional y actual coordinador del gabinete del ayuntamiento de la capital, informó que en lo que va del año cerraron cinco guarderías por falta de presupuesto para pagar a cocineros, empleados y gastos diversos.

Subrayó que los recortes perjudicarán a mil 500 niños y mil 700 empleados de las 63 guarderías que continúan operando en la ciudad de Chihuahua.

Madres de familias son las más afectadas por la suspensión de los apoyos a las 350 estancias infantiles que operan en Sinaloa, consideró María Teresa Guerra Ochoa, integrante del Colectivo de Mujeres Activas Sinaloenses, quien solicitó a las diputadas federales y senadoras reconsiderar y revisar el proyecto.

En Ciudad de México, responsables de estancias infantiles aseguraron que no han hecho mal uso de los recursos públicos. Nosotras no somos ABC. Además, el programa ha sido reconocida por la ONU y el Banco Mundial, y obtuvo el segundo lugar, indicó Antonia Ramírez Segovia, quien es responsable de una estancia en Ciudad Nezahualcóyotl, en conferencia en la sede del Partido de la Revolución Democrática.

Por su parte, tanto la dirigencia nacional del sol azteca, como la del PAN, se pronunciaron de nueva cuenta por respaldar este programa.

Foto: Especial

Adriana Díaz Contreras, integrante de la dirección nacional del PRD, sostuvo que el sol azteca respaldará a las trabajadoras de las estancias y defenderá su permanencia. Pidió formalizar a las estancias para que pasen a ser parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP) como sucedió con los Centros de Desarrollo Infantil.