Foto: Especial
El Parlamento fue cerrado por el gobierno para evitar la discusión del brexit

 EDIMBURGO, ESC.- El Gobierno británico sufrió ayer un duro revés después de que la Justicia de Escocia declarase ilegal la decisión del primer ministro, Boris Johnson, de suspender el Parlamento en el periodo previo a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, llamado brexit, el próximo 31 de octubre.

El Tribunal de Apelación de Escocia consideró que la acción del Ejecutivo conservador, que aconsejó a la reina Isabel II refrendar la decisión de clausurar las cámaras desde ayer y hasta el 14 de octubre, quebrantó la legalidad y estuvo motivada por “el propósito inapropiado de obstaculizar el Parlamento”.

Tras conocerse el dictamen, el Gobierno comunicó que recurrirá el fallo ante el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial del Reino Unido, que atenderá este y otro caso similar el próximo martes, día 17, en una sesión presidida por nueve magistrados.

Los tres jueces en Escocia, presididos por Lord Carloway, emitieron su veredicto por unanimidad, pero no dieron ninguna orden específica para que las sesiones de la Cámara de los Comunes se reanuden, bajo el argumento de que el caso llegará al Supremo tribunal.

Esta es la primera vez en 70 años que el gobierno suspende el Parlamento británico.