Para la administración estadounidense, Irán es responsable de los ataques de hoy en el Golfo de Omán

El secretario de Estado de la administración estadounidense, Mike Pompeo, acusó este jueves al gobierno de Irán de atacar buques y escalar la tensión en Medio Oriente.

“Es la evaluación del gobierno de Estados Unidos que Irán es responsable de los ataques de hoy en el Golfo de Omán. Estos ataques son una amenaza para la paz y la seguridad internacionales, un flagrante asalto a la libertad de navegación y una inaceptable escalada de tensión por parte de Irán#”, refirió el funcionario estadounidense en su cuenta de Twitter.

Los precios del crudo subían más de 4 por ciento, tras un ataque contra dos buques petroleros en el Golfo de Omán, cerca de Irán y el Estrecho de Ormuz, zona por donde pasa un quinto del transporte de crudo.

El incidente se produjo tras los episodios del mes pasado contra naves frente al emirato de Fuyaira, uno de los centros de abastecimiento de combustible más grandes del mundo.

El Brent ganó 1.69 dólares o un 2.82 por ciento a 61.66 dólares el barril luego de ascender hasta 4.45 por ciento a 62,64 dólares.

En tanto, el West Texas Intermediate (WTI) subió 1.55 dólares o un 3.03 por ciento a 52.69 dólares el barril tras escalar un 4.5 por ciento a 53.45 dólares.

Es un incremento bastante menor dada la incertidumbre y el potencial efecto reflejo de ataques como este. Refleja en parte el hecho de que el mercado ya había asimilado los riesgos para el suministro y geopolíticos que emanan de Irán”, afirmó Cailin Birch, economista de The Economist Intelligence Unit.

Los petroprecios se habían desplomado el miércoles a un mínimo de casi cinco meses por un incremento imprevisto en los inventarios de crudo de Estados Unidos y un panorama sombrío para la demanda mundial de energía.

El barril era apoyado además por señales de que los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) estarían cerca de llegar a un acuerdo para mantener las restricciones en su producción de petróleo.

“Cada vez que se produce un incidente en el Golfo Pérsico se genera un poco de nerviosismo por el bloqueo de esa arteria en particular”, dijo el analista de CMC Markets, Michael Hewson.