Foto: Omar Saucedo
Ingresa comitiva al Palacio de Gobierno

Este miércoles por la tarde se realizó una manifestación frente al Palacio de Gobierno para exigir justicia por el balazo que recibió el perro Spike de parte de un policía estatal. Tras varios minutos de reclamos por el maltrato animal, un representante del Gobierno de Coahuila permitió el ingreso de una comitiva de tres personas, entre ellas la dueña del pitbull, Jazmín Alvarado, para dar seguimiento a las demandas.

Alrededor de 100 personas se reunieron, entre amigos, familiares, ciudadanos defensores de los derechos de los animales protestaron con pancartas, gritos, llevando sus perros con correa, con pancartas y lonas mostrando fotografías del perro agredido y mensajes contra el maltrato y la impunidad.

“Simplemente le pido al gobernador que se haga justicia, que me den la cara los que hirieron a Spike y que reparen los daños”, dijo Jazmín Alvarado, dueña del perro pitbull que recibió un balazo en el hocico que disparó  un policía estatal que entró al domicilio sin la orden correspondiente, de acuerdo con la dueña.

En poco más de media hora de protesta, entre gritos exigiendo justicia frente al Palacio de Gobierno, y ante vallas con algunos elementos de seguridad, salió el director de Gestión Social de la Subsecretaría de Gobierno de Asuntos Sociales, Isaac Montenegro, para ver el motivo de la manifestación y permitir el ingreso de una comitiva de tres personas.

“Con todo gusto los recibimos para ver de qué se trata. La política del gobernador es una política de puertas abiertas a todas las manifestaciones”, expresó el funcionario.

Jazmín y dos mujeres entraron al Palacio de Gobierno, mientras afuera continuaron los reclamos por la impunidad con que los elementos policiacos agreden a seres vivos, y que no es la primera vez que hombres armados dañan animales de compañía y no reciben sanciones ejemplares.

Además, manifestantes explicaron que las personas que agreden a los animales son principalmente personas que luego cometen actos de violencia contra seres humanos, y aunque la actual Ley de Protección a los Animales del Estado de Coahuila es un avance importante, las sanciones se quedan cortas, por lo que ya hay iniciativas congeladas en el Congreso para elevar los castigos por maltrato animal.