Foto: Especial
Dos mil hectáreas piden de regreso en Atenco

SAN SALVADOR ATENCO, MÉX.- Luego de que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, los ejidatarios que se opusieron al proyecto demandaron a la Federación la restitución de aproximadamente 2 mil hectáreas de tierras que les fueron despojadas o compradas con engaños y que formaban parte de las obras de la terminal aérea.

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), movimiento campesino que se creó desde el sexenio del expresidente Vicente Fox para oponerse a la realización del aeródromo, expuso que la devolución de las parcelas se planteó durante las mesas de diálogo que se efectúan con las autoridades federales, entre ellas la Secretaría de Gobernación, para determinar el programa de restauración que ocasionó la edificación del NAIM en esa región del Valle de México.

“Queremos que esas tierras sean devueltas, ya lo planteamos al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Si el aeropuerto estaba cimentado en la corrupción, esa venta de tierras fue corrupción, incluso en las obras complementarias; así que esas tierras nos las tienen que devolver”, expresó María Trinidad Ramírez, dirigente del FPDT.

La líder de la agrupación campesina criticó a la administración del expresidente Enrique Peña Nieto porque cuando anunció la realización del proyecto aeroportuario en Texcoco prometió que no se utilizarían tierras de los campesinos que no estuvieran de acuerdo con las obras.

“Claro que tocó nuestras tierras y no lo hizo público porque no le convenía”, lamentó.