Una farmacéutica estadounidense probó la vacuna en ocho voluntarios y descubrieron que su organismo creó anticuerpos que combaten al virus

La primera vacuna contra el coronavirus (COVID-19) probada en seres humanos en Estados Unidos ha conseguido generar una respuesta inmunológica al virus en algunos pacientes sin producir efectos adversos.

Así lo anunció Moderna, la compañía biotecnológica a cargo de su desarrollo, anunció un proyecto en el que participa también el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID). La vacuna está  todavía en sus estadios iniciales.

Sin embargo, ha superado la primer fase de los ensayos clínicos y, si todo avanza sin contratiempos, algo que raramente sucede con las vacunas, las primeras inmunizaciones experimentales podrían estar disponibles en otoño.

“Hay una alta probabilidad de que pueda aportar protección contra el Covid-19 en los seres humanos”, dijo el jefe de Moderna, Stephane Bancel en una conferencia de prensa.

En esta primera fase han participado 45 voluntarios sanos de edades comprendidas entre los 18 a 55 años, los resultados se derivan de los primeros ocho pacientes que recibieron dos dosis diferentes de la vacuna.

Asimismo, todos ellos desarrollaron anticuerpos que, al ser aplicados a células humanas en el laboratorio, fueron capaces de impedir que el virus se replicara. El estudio concluyó también que el nivel de anticuerpos neutralizadores producidos por la vacuna es muy similar al desarrollado por los pacientes que se han recuperado del COVID-19, de acuerdo con Moderna.

Se prepara Fase 3 en junio

La farmaceutica también habría constatado que el nivel de anticuerpos desarrollados aumentó con la administración de dosis más altas, aunque los científicos tratan todavía de comprender cuál es el nivel necesario para avalar su efectividad y durante cuánto tiempo proporcionarán inmunidad. Los resultados por el momento no han determinado si la vacuna protege a contra la enfermedad provocada por el coronavirus, una hipótesis que tratará de responderse en fases posteriores. La segunda ya tiene autorización para proceder con 600 pacientes, mientras que la tercera está prevista que comience en julio con una muestra de miles de pacientes. 

“Estamos invirtiendo para aumentar la producción, con el objetivo de maximizar el número de dosis disponibles para proteger al mayor número posible de personas del SARS-coV-2”, ha dicho Bancel a la prensa. Ensayada también con ratones, la vacuna impidió que el virus se replicara en los pulmones de los animales contagiados con el coronavirus. 

Los resultados prometedores de Moderna son un espaldarazo para la Administración Trump, que la semana pasada anunció un plan para tratar de desarrollar una vacuna antes de final de año, una iniciativa público-privada en la que participan 14 candidatos.