Foto: Tomada de Internet
En el último año cuatro de cada 10 ataques cibernéticos están dirigidos a escuelas, maestros o estudiantes

México, DF. El miedo será el arma principal de los delincuentes cibernéticos para extorsionar a empresas y usuarios en Internet durante 2016.
 
Se trata de un esquema que ha demostrado su efectividad en los últimos meses, advirtió Juan Pablo Castro, director de Innovación Tecnológica de Trend Micro México.
 
Datos de la firma de seguridad indican que en los primeros nueve meses de 2015 se registraron 35 millones de ciberataques en México, esto es un incremento de 60% en comparación con el mismo periodo del año pasado.
 
De acuerdo con el informe “Predicciones de Seguridad para 2016 de Trend Micro: la delgada línea”, la extorsión en línea se acelerará gracias al empleo de análisis psicológicos y de ingeniería social de las potenciales víctimas.
 
“Hoy en día hay una cosa muy importante para las empresas y los usuarios: la reputación. Los ciberdelincuentes se han dado cuenta que dañar la reputación de una persona, empresa o marca tiene más valor que un ataque de denegación de servicio”, comentó el especialista en conferencia de prensa.
 
Castro indicó que entre enero y septiembre se contabilizaron en México al menos 27 mil ramsomwares, ataques que son utilizados para pedir rescate por información o documentos secuestrados, cifra que prevén que crezca en 2016.
 
Agregó que la gravedad en este tipo de ataques es que las personas afectadas no respaldan su información, por lo que tienen que pagar por recuperarla. Incluso, comentó que en México el monto máximo conocido que pagó una empresa este año por recuperar sus datos fue de 25 mil dólares.
 
Comentó que en 2016 aumentará el número de hacktivistas en la senda de ataques “destructivos”, esto con la intención de conseguir datos capaces de dañar la integridad de objetivos codiciados, como grandes corporativos o gobiernos.
 
El reporte de Trend Micro alerta también que el malware móvil crecerá hasta alcanzar 20 millones de dispositivos móviles en todo el mundo.
 
“En los próximos cinco años, la utilización de dispositivos móviles crecerá a un ritmo anual de 67%”, de ahí que sea un sector cada vez más atractivo para los delincuentes cibernéticos.
 
Al respecto, indicó que México ocupó un lugar importante en la descarga de aplicaciones maliciosas, al detectarse al menos 512 mil aplicaciones maliciosas, número que podría aumentar el siguiente año.
 
Incluso, señaló que 48% de los dispositivos móviles que se conectan a redes internas están comprometidos.
 
Castro concluyó que entre los sectores más atacados sigue persistiendo el financiero, y es que 96% de las empresas en el país tiene por lo menos un equipo al que un cibercriminal tiene acceso.
 
Hackers ponen a escuelas  en la mira
 
En el último año, el sector educativo en México se ha convertido en el principal blanco de los delincuentes cibernéticos, al grado de que cuatro de cada 10 ataques de este tipo en el país se dirigen a escuelas, maestros o estudiantes, según datos de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Symantec.
 
Los delincuentes han volteado hacia el ámbito académico al ser más vulnerable debido a que invierten menos en seguridad, explicó Jimena Mora, directora jurídica de Seguridad Digital y Propiedad Intelectual de Microsoft México.
 
“Si bien las empresas son víctimas constantes de ciberataques, también son quienes han tomado mayor conciencia de las medidas que deben tomar para evitarlos. En el sector educativo, por el contrario, los jóvenes no protegen mucho su privacidad y acostumbran descargar aplicaciones y archivos gratuitos, que generalmente tienen códigos maliciosos”, comentó.
 
Añadió que la amenaza se multiplica cuando los jóvenes infectan sus dispositivos y, posteriormente, van a sus casas y transmiten el malware a otros equipos conectados en la misma red, de ahí que 38% de los ataques cibernéticos se dé por errores humanos.