Cortesía
El recuerdo de la temporada 2017 atormenta al equipo, aunque el headcoach asegura que se trata de una lesión menor

Los fantasmas del pasado rondan Indianápolis en el inicio de los entrenamientos de la pretemporada de la NFL.

Esos que atormentaron a los Colts en el 2017, cuando perdieron toda la temporada a su quarterback Andrew Luck y terminaron con récord de 4 ganados y 12 perdidos, una de sus peores campañas en muchos años.

Y esque ahora Luck nuevamente es el foco de atención en el equipo, ya que no comenzará los entrenamientos debido a una distensión en la pantorrilla.

El entrenador Frank Reich declaró a los medios tras las prácticas, que la lesión del mariscal de campo es considerada menor y lo reevaluarán para la próxima semana. Asimismo, aseveró que serán realmente conservadores con cualquier jugador que tenga un problema físico.

 

La franquicia tendrá que trabajar durante estos días con los reservas del egresado de Stanford: Jacoby Brissett, Phillip Walker y el recién adquirido Chad Kelly.

Luck fue galardonado como el Regreso del Año en la temporada 2018, en la que tuvo 430 pases completos para cuatro mil 593 yardas y 39 envíos de anotación.