Foto: Internet.
Los datos filtrados respecto a cómo terminará la serie fueron bastante acertados con base en lo que vimos este último capítulo y sí, fue decepcionante. Advertencia de spoilers

Danaerys perdió la cabeza. Toda la temporada 8 comenzaron a darnos pistas sobre la inestabilidad mental de la Reina Dragón y su desesperación al ver cada vez más lejos su meta de obtener el trono de Hierro. 

Es una extranjera y definitivamente no era muy querida por los habitantes de Westeros, pero luego de ver perder a dos de sus dragones —uno por la lanza del Rey de la Noche y otro por la saeta de Euron Greyjoy—, a su mejor amiga y más cercana consejera Missandei bajo la espada de La Montaña y el amor del pueblo —que tuvo en Meereen pero ya no tiene aquí— por el que está luchando para gobernar algo se rompió en ella.

La gota que derramó el vaso fue la traición de Tyrion y Varys y aunque perdonó al primero el último no salió bien parado y justo como la información filtrada hace unos días, efectivamente ejecutó al eunuco con ayuda de Drogon.

Foto: Internet.

A pesar de que el capítulo inició lento y con ella en depresión y sin comer, por el luto de la muerte de Missandei, luego de la ejecución de Varys y la llegada de Jon y sus tropas marcharon rumbo a Desembarco del Rey con la convicción de tomarla por las buenas o las malas.

La noche antes de la batalla Tyrion descubrió que Jaime fue capturado por las fuerzas de a pie de Jon y tomado prisionero en Dragonstone. Utilizando la poca influencia e inteligencia que le queda —realmente no ha sido un personaje útil en sus últimas participaciones— convence a su hermano de escapar, no sin antes regañarlo por querer volver con Cersei, y le dispone los medios para sacarla de la ciudad y llevársela a que comiencen una vida nueva juntos.

Con todo y que el episodio pasado la flota de los Greyjoy la “tomó por sorpresa” en este capítulo Dany se deshizo de ella sobre su dragón con bastante facilidad, destruyendo de paso todos los escorpiones montados en la muralla exterior de la ciudad.

Las tropas a pie de Jon ni siquiera tuvieron que enfrentarse a las de la Compañía Dorada —y por más que se habló de ellos nunca los vimos en acción, con o sin elefantes— pues Dany destruyó las puertas de la capital con la mitad de los mercenarios, quienes pronto huyeron por sus vidas, ante las hordas de Dothraki, Inmaculados y guerreros norteños que entraron para tomar la ciudad.

Foto: Internet.

Cersei, junto a Qyburn, observaron la acción desde la cima de la Fortaleza Roja, con creciente preocupación, y aunque nunca se especifica quien lo hizo, las campanas comenzaron a sonar, anunciando la rendición de la ciudad, para sorpresa de la reina.

Sin embargo, la sed de venganza se apoderó la de Reina Dragón, quien comenzó a sobrevolar la ciudad, incendiando todo a su paso, soldados Lannister, mercenarios y civiles por igual. Al ver la carga de su reina los Inmaculados y los Dothraki también se lanzaron a la masacre, ávidos de sangre, con todo y que Jon intentó detener su ataque.

Sandor Clegane y Arya, dispuestos a matar al hermano de este, Gregor y a Cersei, lograron entrar en la Fortaleza Roja antes de que comenzara la masacre y cerraran las puertas, pero una vez que Dany enloqueció y atacó el lugar, que empezó a caerse a pedazos, “El Perro” convenció a la joven de no buscar más esas venganzas, ni la muerte, pues de todas formas Cersei moriría en medio de ese caos y mientras que ella regresó en sus pasos, agradecida por sus palabras —en un cambio de parecer bastante súbito— Sandor continuó en busca de su hermano para darle a los fans su tan deseado CleganeBowl.

 
Foto: Internet.

Con el edificio cayéndose a pedazos, Cersei, Qyburn, “La Montaña” y sus guardias comenzaron a huir, pero se encontraron en el camino a Sandor, quien despachó con facilidad a los otros soldados y retó a su hermano, quien hasta este momento no sabíamos si sólo era un zombi sin mente o si recordaba su pasado. Parece que es la última opción.

A pesar de que sus superiores le indicaron lo contrario Gregor aceptó el duelo y cuando Qyburn quiso ser más firme en sus órdenes lo mató azotándolo contra la pared, seguido de lo cual Cersei entendió que ese era un asunto de dos y continuó con su camino, dejándolos ahí.

El tan esperado duelo fue una dura batalla para Sandor, pues su hermano ni siente ni puede morir y por más daño que le hizo él seguía igual de fuerte. Moribundo y viendo que el monstruo de su hermano no moría ni por una daga en el cráneo se lanzó junto con él al vació donde, presuntamente, ambos perecieron, en medio del caos de la Reina Loca.

Luego de dejar atrás a los hermanos Clegane en su lucha junto al cadáver de Qyburn, Cersei se encontró con Jaime, quien luego de no poder entrar a la Fortaleza Roja tomó otro camino, en el que se encontró a Euron, quien sobrevivió el ataque de Daenerys y quien por alguna razón extraña que sólo él conoce comenzó a pelear contra él y aunque murió bajo la espada de Jaime, logró lastimarlo lo suficiente para dejarlo moribundo.

Contrario a las teorías de muchos, que aseguraban que Jaime dejó a Brienne para detener a Cersei, y no para regresar a sus brazos porque la amaba, resulta que años de cambios en su persona y de abandonarla incluso en la temporada pasada, sí regresó para estar con ella y, desangrándose, la guió hacia la ruta de escape por donde llegó.

Sin embargo, con la mitad de la ciudad en llamas y la otra en medio de los escombros el camino estaba bloqueado. Cersei, en llanto, dejando ver un lado humano que hacía mucho no veíamos confirmó en efecto su embarazo y temió por la vida de su último hijo. Jaime la calmó y le aseguró que todo estaría bien mientras el resto del edificio cayó sobre ellos.

Arya, por parte, luego de separarse de Sandor se encontró en medio del ataque furioso de Dany, pero con ayuda y mucha suerte —gracias a los guionistas— logró sobrevivir lo suficiente para ser la única ciudad consumida por el fuego.

Si bien no todos los puntos de los datos supuestamente filtrados del final coincidieron con lo que vimos, como que Cersei murió a manos de Jaime, quien resultaba ser en verdad Arya usando su rostro, o que la Reina Lannister y Qyburn quisieron utilizar fuego valyrio sobre la ciudad —aunque algunos depósitos del mismo sí explotaron durante el ataque de Dany— el resto si estuvieron atinados, y ahora sólo queda esperar un capítulo más para ver si quien dijeron que quedará en el trono es efectivamente como terminará.

Pero de momento, este show ya no es lo que solía ser. A pesar de la calidad técnica, en la música, en los escenarios, incluso las actuaciones, Game of Thrones se ha convertido en un show de fantasía medieval genérico.

 

Calificación: 6 de 10