Foto: Especial
El actual proceso electoral se perfila como el más violento en el siglo. Van 450 ataques, entre ellos, 34 asesinatos de aspirantes o candidatos

El actual proceso electoral se perfila como el más violento del que haya registro en el presente siglo. Más de 450 candidatos o aspirantes a un puesto de elección popular han sido blanco de agresiones de distinta índole, desde amenazas o intimidaciones, hasta secuestros y asesinatos.

La cifra específica de candidatos y aspirantes a un puesto de elección popular que han perdido la vida asciende a 34. La impunidad es el común denominador: solo en cinco de esos casos hay detenidos y ninguno de ellos ha sido realmente esclarecido. Veracruz, Guanajuato y Guerrero concentran la mayor cantidad de casos.

Así lo revelan los datos de una medición detallada realizada por la consultora Etellekt que serán presentados en un informe el próximo fin de semana. Dicha consultora ha monitoreado desde hace dos décadas la inseguridad y otros fenómenos paralelos a los procesos electorales.

De acuerdo con los datos de la consultora, los 34 asesinatos de aspirantes o candidatos a un cargo público se han concentrado en 16 de las 32 entidades federativas del país.

Veracruz es la entidad que concentra la mayor parte de los casos con ocho, que equivalen al 23.5% del total.

Guanajuato y Guerrero son las entidades que siguen con cuatro candidatos asesinados en su territorio, respectivamente. Les sigue Oaxaca con tres candidatos asesinados, y Jalisco, Quintana Roo y Baja California con dos cada una de ellas.

Los otros nueve homicidios de candidatas y candidatos se distribuyen en Tamaulipas, Michoacán, Querétaro, Nuevo León, Sonora, Chiapas, Chihuahua, Puebla y Morelos.

Cabe señalar que marzo es el mes que hasta ahora registra el mayor número de candidatos asesinados con diez en total. Fue precisamente el mes en el que el gobierno federal decidió desplegar una estrategia especial de protección a los candidatos ante el embate de la violencia.

Si a la lista de candidatos asesinados les sumamos los 54 militantes de partidos políticos que también han sido blanco de homicidios en el actual proceso electoral, la cifra de estados con casos se eleva a 22.

De los 88 políticos asesinados entre candidatos y militantes, 16 eran integrantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), lo que lo ubica como el partido con más casos. Le sigue Morena con 15 candidatos y militantes asesinados entre sus filas.

El Partido Acción Nacional (PAN) acumula 12 víctimas, los mismos que el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Mientras tanto, diez integrantes o candidatos del Partido Verde Ecologista de México también han sido asesinados, al igual que ocho pertenecientes a Movimiento Ciudadano (MC). El resto se distribuye entre los otros partidos.

Esta semana se registraron dos nuevas agresiones: el ataque contra personal de logística del candidato del PRI a la alcaldía de San Fernando, Tamaulipas; y una agresión también con armas de fuego a la camioneta en la que viajaba el candidato de Fuerza por México a la alcaldía de Acapulco, Guerrero.

Además del asesinato de la candidata a alcaldesa de Movimiento Ciudadano, Alma Barragán, ocurrido durante un acto de campaña en Moroleón, Guanajuato.

“Ya llevamos más de 720 agresiones que se han cometido contra políticos en general y candidatos en más de 400 municipios en el actual proceso. Vamos a superar fácilmente las 774 agresiones que se registraron en la elección de hace tres años que fue la más violenta. Del total de agresiones 450 han sido directamente contra candidatos y aspirantes. Y llevamos 34 homicidios, cerca de los 48 registrados hace tres años”, dijo en entrevista Rubén Salazar Vázquez, director de Etellekt.

Pero los 34 homicidios de candidatos son una fracción del total de vidas que se han perdido en el actual proceso electoral que arrancó el pasado 7 de septiembre. A ellos se suman, según los datos de la consultora, 54 integrantes de partidos políticos, 99 servidores públicos, diez colaboradores de candidatos y 34 familiares que también han sido asesinados.

“En total llevamos 231 víctimas letales relacionadas con la política, con el servicio público, más los aspirantes y candidatos. Todo eso en el actual proceso electoral”, añadió Salazar Vázquez.

Locales y de oposición, el principal blanco