Muestra. La exposición Huellas de la Memoria se encuentra en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Coahuila unidad Torreón. Foto: FRANCISCO RODRÍGUEZ
Familiares de desaparecidos pintan mensajes en las suelas de sus zapatos; ‘hasta encontrarte’, se puede leer

TORREÓN, COAH.- Los zapatos, para familiares que buscan a sus desaparecidos, son como una línea del tiempo que ha encapsulado la memoria. Una línea que empezó desde el día que desapareció su ser querido. 

“Si los zapatos hablaran”, dice María Elena Salazar, que busca a su hijo Hugo González Salazar desde el 20 de julio de 2009. Si hablaran, contarían que estuvieron en cárceles, en caravanas, en protestas, en marchas; que han recorrido estados completos, que han visitados Semefos, ministerios públicos, edificios de Gobierno, casas de amigos, parajes abandonados. Enlistarían también los nombres de las decenas de funcionarios que han estado frente a ellos sin solucionarles lo que más quieren: ver de vuelta a sus hijos, hermanas, esposos. 

Representa el caminar, el encontrarnos, el abrazarnos, la lucha de este caminar que empezamos desde el primer día que desapareció nuestro familiar”
María Elena Salazar, madre de desaparecido

“Representa el caminar, el encontrarnos, el abrazarnos, la lucha de este caminar que empezamos desde el primer día que desapareció nuestro familiar”, comenta María Elena sobre la exposición Huellas de la Memoria, la muestra de 70 pares de zapatos de madres, padres, hermanos, hijos que buscan a un desaparecido en el país. La exposición del creador Alfredo López se encuentra en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Coahuila unidad Torreón. 

“Soy María de Los Ángeles Torres, busco a mi hijo Javier Cisneros víctima de desaparición forzada en Jalisco”, dice la suela izquierda de un par de zapatos. En la otra suela: “Desde 19 de octubre de 2013 mi camino tiene un fin: encontrarte”. 

El proyecto nació en el 2013 durante la marcha por la Dignidad Nacional que realizan las madres de personas desaparecidas e incluye 700 pares, ha recorrido varios estados y la idea, dice María Elena, es exponerlos en Londres. 

“Hijo tu mama y yo te extrañamos a ti y a tus compañeros, los buscamos y los encontraremos”, dice la huella en otra suela. “Tú eres la luz que guía mi camino. Hasta no encontrarte, hijo”, se lee en otro zapato. “Me llamo Yolanda, busco a mi hijo Roberto Oropeza. Desapareció en Coahuila el 21 de marzo de 2009”. 

Arte. La exposición del creador Alfredo López muestra 70 pares de zapatos de madres, padres, hermanos, hijos que buscan a un desaparecido en el país. Foto: FRANCISCO RODRÍGUEZ
La verdad no nos habíamos percatado de ese desgaste, en esa lucha, esa necesidad, son unos zapatos desgastados”
María Elena Salazar, madre de desaparecido

Los hay tenis, botines, zapatillas, huaraches, botas; de todas marcas y colores pero que tienen algo en común: el desgaste, el apolillamiento, el uso; también la memoria tatuada en cada paso, cada búsqueda. 

“La verdad no nos habíamos percatado de ese desgaste, en esa lucha, esa necesidad, son unos zapatos desgastados. Ahora que los vemos decimos, si hablaran. En un principio ya ni nos acordamos de lo que hemos recorridos”, cuenta María Elena, integrante del grupo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (Fundem). 

- ¿Sus zapatos qué han recorrido? –le pregunto a María Elena. 

“Todos lados, muchos estados. Fue también algo de lo que no nos queríamos deshacer, fue difícil porque tienen un significado para nosotros. Es un encontrarnos en ese caminar”. 

Eligieron la universidad también con el propósito de crear conciencia entre los jóvenes. “Que sepan que es real”, dice María Elena. Integrantes de Fundem ofrecen una charla con los universitarios para que dimensionen lo que sucede, para derribar estigmas y para sumar voces de reclamo, solidaridad y comprensión. 

“Vimos en los muchachos muestras de sensibilidad. La tragedia es tan grande que nos topamos con una estudiante que contó tenía un familiar desaparecido. Ya todos conocemos a alguien”, refiere María Elena. El grupo piensa seguir abriendo puertas en universidades para llevar la experiencia a los jóvenes. 

En la suela de un zapato que lleva tatuada la memoria: “Mis pies se cansarán de caminar pero mi alma y corazón jamás te dejarán de buscar, Pepe. Tu mamá”.