Charla. En la platica que dio Silvia Orozco, una de las fundadoras del Museo Mexicarte habló sobre las colecciones de artistas mexicanos que reúnen a la comunidad latina.fotos: Marco Medina
El trabajo de grabado es variado, de diferentes épocas, temas y contextos, y presenta una variopinta selección para que el público conozca la riqueza artística de los mexicanos

Las ciudades hermanas de Austin, Texas y Saltillo, Coahuila, han estrechado sus lazos de colaboración en años recientes con actividades de todo tipo. En el ámbito cultural el pasado viernes llegó a la ciudad la exposición “La Huella Magistral” directo del Museo Mexicarte de esa ciudad.

La inauguración se llevó a cabo en el Centro Cultural Teatro García Carrillo, en presencia del alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez, el mayor de Austin, Steve Adler, el director del Instituto Municipal de Cultura, Iván Márquez y la directora artística y una de las fundadoras del Museo Mexicarte, Silvia Orozco.

Durante una charla previa Orozco contó la historia del recinto cuya colección se ha enriquecido gracias a las donaciones de artistas mexicanos y es un importante punto de encuentro para la comunidad latina.

La muestra cuenta la obra de Sam Coronado, otro de los fundadores, quien falleció hace unos años y a quien le dedicaron la exposición, además de otros destacados creadores como Leopoldo Méndez, Arturo García Bustos, Jaime Montiel, y la saltillense Elena Huerta, cuyo trabajo llamó la atención de Magda Dávila, coordinadora de Artes Visuales del IMCS, quien gestionó el traslado de la exhibición a Saltillo.

El trabajo de grabado es variado, de diferentes épocas, temas y contextos, y presenta una variopinta selección para que el público conozca la riqueza artística de los mexicanos.

Como Hopper

En el ático del recinto se inauguró también la muestra fotográfica “En el Espíritu de Edward Hopper” de Rupert Chambers, quien capturó a la capital coahuilense con su lente de una manera muy similar a como el pintor lo hizo a mediados del siglo pasado, paralelo fortuito pero destacado en la curaduría de esta muestra, que desde los balcones del Teatro García Carrillo permite a los asistentes ver también lo que ellos vieron.