Foto: Especial
La Fiscalía de Chihuahua la acusa de haber cobrado sobornos por más de 9 millones de pesos de parte de César Duarte desde febrero de 2014 y hasta abril de 2016, mes en el que se consumaron los desvíos de la “Operación Zafiro”

El despacho Antonio Lozano Gracia y Asociados S.C., del que forman parte abogados de la candidata del PAN al gobierno de Chihuahua, Maru Campos Galván, hizo depósitos por más de 32 millones de pesos a una empresa fantasma que estuvo directamente involucrada en los desvíos de recursos durante del gobierno del priista César Duarte.

Documentación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a la que tuvo acceso Animal Político señala que, el 26 de febrero de 2016, el bufete jurídico del panista Lozano Gracia hizo dos transferencias vía SPEI por 32 millones 564 mil 287 pesos a la razón social Despacho de Profesionistas Futura S.A. de C.V., clasificada por el SAT como empresa fantasma definitiva.

La Fiscalía de Chihuahua identificó que el Despacho de Profesionistas Futura es una de las cuatro empresas fachada mediante las que la administración del exgobernador Duarte desvió, en abril de ese mismo año, 246 millones de pesos de fondos federales para financiar campañas electorales del PRI, en el caso denominado “Operación Zafiro”.

El Instituto Nacional Electoral (INE) corroboró que Antonio Lozano Gracia y Asociados S.C. realizó los depósitos a la empresa duartista e inició una investigación desde la Unidad Técnica de Fiscalización. El pasado 8 de marzo, el árbitro electoral envió al bufete jurídico de Lozano Gracia un requerimiento para esclarecer su relación con el Despacho Futura y el motivo por el cual le transfirió 32.5 millones de pesos dos meses antes de que se registraran los desvíos del gobierno de Chihuahua, de acuerdo con el oficio INE/JLE-CM/937/2021.

Actualmente, un grupo de integrantes y exmiembros del despacho de Lozano Gracia y Asociados S.C., así como abogados panistas vinculados a ellos, son los principales defensores jurídicos de Maru Campos en el proceso penal por el que la candidata del PAN fue vinculada a proceso por el delito de cohecho.

La Fiscalía de Chihuahua la acusa de haber cobrado sobornos por más de 9 millones de pesos de parte de César Duarte desde febrero de 2014 y hasta abril de 2016, mes en el que se consumaron los desvíos de la “Operación Zafiro”. Este medio posee copia de los recibos de pago que, según la Fiscalía, confirmarían que Maru Campos era beneficiaria de la “nómina secreta” del exgobernador Duarte.

Para su defensa jurídica, la alcaldesa con licencia contrató a Antonio Lozano Gracia y Arturo Chávez Chávez, ambos extitulares de la extinta PGR, el primero durante la administración de Ernesto Zedillo, el segundo con Felipe Calderón. Chávez Chávez fue durante años socio en el despacho Lozano Gracia y Asociados S.C., y actualmente dirige su propio bufete jurídico.

Otro defensor de Maru Campos es Jorge Joaquín Díaz López, extitular de la Unidad de Delitos Contra la Salud y excoordinador de Investigaciones de la SEIDO (PGR), y miembro activo del despacho de Lozano Gracia.

Francisco Molina Ruiz, otro integrante de la defensa, aunque no forma parte del bufete jurídico, fue subprocurador de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo cuando Chávez Chávez era titular de la PGR.

Este medio se puso en contacto con la coordinación de la campaña de Maru Campos para cuestionarle si considera perjudicial la implicación de sus abogados con una empresa de la “Operación Zafiro”. El coordinador, Luis Serrato, afirmó que los litigantes son quienes deben emitir una respuesta, pues la candidata está dedicada a “construir una alianza con los chihuahuenses”.

“Sobre esos temas, creo que deberán ser los abogados de ese despacho quienes hablen al respecto, porque acá en la campaña estamos ocupados en los temas que le interesan a los ciudadanos y sumando voluntades”, refirió.

El nexo fue Daewoo, dice Lozano Gracia... lee la nota completa en Animal Político