Foto: El Universal
Arranca el expriista y experredista su campaña para la elección extraordinaria

PUEBLA, PUE.- “Esta maquinaria ya empezó a trabajarrr”, gritó un hombre a todo pulmón ante el arribo del candidato a la gubernatura de Puebla por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PVEM), Luis Miguel Barbosa.

“Ya está aquííí, nuestro próximo gobernadorrr”, se escucharon dos gargantas desgañitadas en el Centro Expositor de Puebla. Se trataba de Barbosa, el hombre que, según los liderazgos locales, es leal, fiero, trabajador y víctima de maniobras perversas, de la corrupción, prepotencia y arbitrariedad.

A mí el poder no me seduce, nunca me ha seducido, no formo parte de la clase política poblana, no me interesó y no me interesa formar parte de ella. No más ruedas de la fortuna, no más museos, sino rescatar al campo”.
Miguel Barbosa, candidato a gobernador.

Una sonrisa de oreja a oreja de los líderes nacionales de Morena, Yeidckol Polevnsky; del PT, Alberto Anaya; del PVEM, Carlos Puente Salas, y del propio Barbosa se dibujó al escuchar a más de 10 mil personas corear su nombre.

Diputados locales, alcaldes y exalcaldes, dirigentes de taxistas, de colonos, obreros y campesinos otrora de otros colores, hoy morenistas.

Y todos ellos fueron perfumados por el incienso y los tambores del ritual de purificación que grupos autóctonos le brindaron a Barbosa, en una réplica del ritual del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En medio de una lista kilométrica de oradores, el legislador Gerardo Fernández Noroña puso los pelos de punta a más de uno cuando soltó que en Puebla “el tirano murió”. Aunque eso sí, recordó que esta campaña será de paz y reconciliación.

Y tras una larga espera, el ungido tomó el micrófono, arengó, gritó, prometió y se comprometió a ganar al grito de: “Me canso ganso”.

“Seré un gobernador al alcance de todos, seré gobernador respetuoso que escuche, accesible, un gobernador de vida normal”, dijo en el inicio de su campaña rumbo al 2 de junio.

Ratificó su decisión de quitarle al poder de Puebla la frivolidad, fantochería, ostentación, y acabar con la persecución y los atentados contra derechos humanos y libertades, al tiempo que anunció un rediseño del régimen poblano, para lo cual -adelantó- convocará a los mejores juristas para que hagan un cambio constitucional y legal del estado.