ARCHIVO
La activista Jackie Campbell fue notificada por el Ayuntamiento

La activista Jackie Campbell, quien posee un inmueble en el Centro Histórico de Saltillo donde se exhibe un mural para exigir justicia por tres feminicidios, fue notificada del inicio de un procedimiento de imposición de sanciones en su contra, por actos denunciados por la Dirección de Desarrollo Urbano del Municipio de Saltillo relacionados a dicha pintura.

El juez municipal Héctor Manuel Cano de la Fuente fue quien dio por iniciado dicho procedimiento, luego de revisar diversas infracciones que, a juicio de la Dirección de Desarrollo Urbano, se cometieron con la realización del mural.

Lo anterior consta en documentos en poder de VANGUARDIA, según los cuales el procedimiento de imposición de sanciones es en contra de Campbell, en su carácter de poseedora del inmueble, y Daniela Pérez, en su carácter de responsable de realizar la pintura.

De acuerdo con los documentos, el procedimiento de imposición de sanciones habría iniciado el 7 de febrero, y la notificación del mismo a Campbell se habría llevado a cabo el día 13 de febrero.

“Es el primer mural sobre feminicidios en el estado de Coahuila y contiene tres rostros de tres chicas asesinadas en diferentes lugares, cuya carpeta se cerró de diferente manera y en un caso ni siquiera se abrió carpeta de investigación”, expuso Campbell en entrevista con el Semanario Proceso, que ayer publicó en su portal información al respecto.

LO CONSIDERAN UN ANUNCIO

De acuerdo con el oficio DDU/0081/2020, dirigido al juez Cano de la Fuente y firmado por Andrés Garza Martínez, director de Desarrollo Urbano Municipal, la obra es considerada por la autoridad como un anuncio, que viola diversas infracciones a los reglamentos municipales.

Primera, “instalación, ampliación, modificación u operación de cualquier tipo de anuncio sin contar previamente con licencia o permiso municipal que corresponda”.

Segunda, “establecer o colocar un anuncio que no cumple con los requisitos establecidos en el Artículo 20 (del Reglamento de Anuncios)”.

Tercera, “la colocación de anuncios en las zonas prohibidas establecidas por el Artículo 35”.

Cuarta, “no observar las obligaciones que el presente Reglamento indica a los responsables directos y responsables solidarios de uno o varios anuncios”.

Quinta, “no acatar, el propietario del anuncio, las disposiciones ordenadas por la autoridad para el cumplimiento al ordenamiento vigente”.

Y sexta, “utilizar colores no autorizados dentro del perímetro del Centro Histórico para la elaboración de un mural”.

Faltas que, según la autoridad, se consumaron en el domicilio ubicado en la calle Xicoténcatl No. 725, de colonia Centro.

‘TIENE COMO FIN DIRIGIR LA ATENCIÓN DE LOS CIUDADANOS’

Otro de los documentos, que corresponde a un acuerdo dictado por Garza Martínez, director de Desarrollo Municipal, señala que los trazos, “exteriorizando mensajes expresivos, y retratos, teniendo como fin primario dirigir la atención de los ciudadanos respecto de alguna idea, inconformidad o postura con relación a un determinado tema, es considerado como anuncio, según lo establecido por la normativa municipal”.

Además de que dicha pintura violaría lo estipulado en el Artículo 52, Fracción IV, del Reglamento del Centro Histórico, Zonas e Inmuebles Protegidos del Municipio de Saltillo, al “añadir o adosar a la fachada elementos que no correspondan a las características originales del inmueble, o que alteren o desvirtúen sus elementos tipológicos originales”.

Al igual que lo preceptuado en el Artículo 56 del mismo reglamento, “toda vez que las tonalidades utilizadas para la elaboración de los murales en el inmueble patrimonial no se encuentran dentro del listado de los colores aprobados en el Perímetro del Centro Histórico, según los instaurados en el catálogo de colores, causando de manera directa un trastorno o deterioro a la imagen urbana, y por ende un impacto negativo en la visión de los ciudadanos”.

Esto, tras realizarse inspecciones y medidas de seguridad estipuladas en el Reglamento de Anuncios del Municipio de Saltillo.

Al respecto, Campbell declaró a Proceso que “lo que deben hacer las autoridades es considerar y hacer justicia a las familias de las víctimas asesinadas”.

VANGUARDIA intentó contactarla para obtener una versión más amplia de lo ocurrido, sin embargo refirió que atendería a esta casa editorial.

Sobre los hechos el Ayuntamiento de Saltillo emitió el siguiente comunicado: