ESPECIAL
El presidente de Estados Unidos estaría regresando a un clásico de su retórica, el ataque a los migrantes

WASHINGTON, EU.- Justo en vísperas de la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a la Casa Blanca, su par de Estados Unidos, Donald Trump, se prepara para una nueva ofensiva antiinmigrante.

Con los números de las encuestas en su contra, el presidente de Estados Unidos estaría regresando a un clásico de su retórica, el ataque a los migrantes, y todo indica que la administración del mandatario estadounidense presentará esta misma semana su nuevo intento de fulminar el programa DACA, que protege de la deportación a casi 700 mil jóvenes indocumentados, de los que casi 80% son de origen mexicano (548 mil).

El Tribunal Supremo dio un sonado revés a la Casa Blanca hace un par de semanas prohibiéndole cerrar el programa de la forma que quería hacerlo. La alegría de los soñadores duró exactamente 23 horas, lo que tardó Trump en tuitear que la guerra no había terminado y volvería a intentarlo.

El ambiente antiinmigrante que se encontrará López Obrador en Washington no termina aquí. Trump incluyó en su retahíla de tuits cuatro imágenes de su reciente viaje para supervisar las obras de su prometido muro fronterizo, del que ya se han construido 229 millas (más de 368 kilómetros); y se quejó de que Nueva York y Chicago “juegan la carta de ciudad santuario”, lo que en su opinión sirve para “proteger a criminales”, ligando una vez más migración con criminalidad e instando a las dos urbes a “cambiar sus formas y pensamiento”.