Foto: Tomada de Internet
Por otra parte, el secretario de Hacienda reconoció que si Donald Trump gana la elección presidencial en EU, la volatilidad se incrementará

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, afirmó que no habrá rescate para Veracruz, Quintana Roo ni Chihuahua, pues la relación de la dependencia con los estados está acotada a instrumentos financieros y cada uno de ellos tendrá que hacer frente a su situación financiera de acuerdo con la ley.
 
El funcionario federal afirmó que la dependencia sólo tiene dos instrumentos para apoyar a los estados: la entrega de participaciones que salen de la recaudación y pueden ser usadas libremente, y las aportaciones, que son recursos con fines específicos. Dijo que puede haber otros proyectos de inversión en infraestructura, pero la situación financiera de cada estado es responsabilidad de los gobiernos locales.
 
En el caso de Veracruz, afirmó que el nuevo gobierno tendrá que hacer frente a la situación del estado. Detalló que habrá una reunión con el equipo del gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, en la que revisarán los instrumentos con los que se puede acompañar al estado, pero rechazó definitivamente que haya un rescate financiero.
 
Meade explicó que cada gobierno estatal tiene acceso a pedir créditos de corto plazo, acudir a la Bolsa, a la banca de desarrollo o solicitar un anticipo de participaciones, para lo cual pueden recibir apoyo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). También pueden recortar gasto para enfrentar los problemas.
 
Reconoció que la ley sí prevé la posibilidad de que la Secretaría le dé recursos a los municipios, pero tienen que pedirlos y ser apoyados por cuerpos colegiados, aunque debe entregarlo a lso gobiernos estatales.
 
Además, para verificar que los gastos se hagan de manera adecuada, “hemos fortalecido y dado facultades a la Auditoría Superior de la Federación para que revise cómo se ejercen esos recursos en los estados”, destacó que ahora también pueden entrar en tiempo real a revisar las finanzas de los municipios.
 
El funcionario federal afirmó que mucha de la deuda se garantiza con participaciones, por lo que conocen, monitorean y dan seguimiento a la deuda con la banca comercial. “Lo que los estados deben es más o menos 2.5 puntos del PIB; la deuda subnacional no genera problema de sustentabilidad”.
 
Sin embargo, reconoció que la SHCP no tiene forma de conocer toda la deuda de las entidades federativas, porque no conocen el monto de la deuda de nómina ni con proveedores.
 
En cuanto al ambiente externo, dijo que es necesario fortalecer la economía mexicana en tiempos de mucha volatilidad.
 
Aseveró que la SHCP se mantiene pendiente de los acontecimientos y que la Comisión de Cambios está lista para intervenir, pero “tenemos que distinguir cuándo tendría sentido, porque si hay una preocupación global en torno de los resultados del 8 de noviembre, la intervención sería como echar gotas al mar”. Dijo que, de mediano plazo, existen herramientas como las reservas internacionales, la línea de crédito flexible y los fundamentos macroeconómicos.

Sin duda habrá volatilidad si gana Donald Trump en EU
 
Reconoció que si Donald Trump gana la elección presidencial en Estados Unidos la volatilidad se incrementará y la incertidumbre se reflejará en las variables, pero, subrayó, la relación con Estados Unidos es vasta, profunda e intensa, que el gobierno mexicano está interesado en preservar lo mucho de valor que tiene una relación tan estrecha y estructural, que ocurre al margen de lo que quieran los gobiernos.
 
Afirmó que en realidad los secretarios de Finanzas y Economía de todo el mundo deben estar preocupados con la elección, porque se corre el riesgo de cambie la relación de Estados Unidos con todo el mundo, y es un riesgo que sólo se puede enfrentar con finanzas públicas sanas y con un sistema financiero adecuado.
 
Meade dijo que los fundamentales de la economía mexicana están bien y el tipo de cambio se ve mejor, pero la relación con Estados Unidos es de gran interdependencia, por lo que las instituciones financieras son un propio freno para las acciones de Trump.
 
Afirmó que la volatilidad que se genere se debe enfrentar con los mejores instrumentos y con una economía fortalecida, para lo que no se debe esperar al 8 de noviembre, porque los mercados funcionan todos los días todo el día.
 
“México tiene elementos para enfrentar un triunfo de Donald Trump y el escenario central es que la economía nacional crecerá entre 2 y 2.6 por ciento, por lo que cerraremos el año dentro del rango planeado”, afirmó el secretario. (Con información de Despierta con Loret)