Foto: Especial
Se presentaron indicios de que José realizó actos de violencia post Mortem al cuerpo de Alondra con armas blancas hacia el cuello, por lo que la jueza calificó estos como actos de dolo y contra la dignidad de la mujer víctima

Esta miércoles, la jueza Gricelda Elizalde Castellanos dictó auto de vinculación a proceso contra José N, por el delito de feminicidio y ocultamiento de cadáver contra la joven de 20 años, Alondra Gallegos.

En la audiencia que tuvo duración de dos horas, los agentes del Ministerio Público presentaron sus primeros datos probatorios con 16 pruebas que van desde entrevistas que se recabaron desde la desaparición de Alondra, hasta las pruebas de química forense que se generaron a raíz de su hallazgo sin vida en el domicilio de la colonia La Madrid sobre la calle García Lorca.

Algunos de los datos presentados por el MP en la primera parte, fueron referentes a las últimas comunicaciones donde Alondra le dijo a uno de sus amigos, a su padre y a sus hermanos, que se dirigiría a ese domicilio a realizar labores de limpieza, debido a que su situación económica actual era compleja. El último mensaje a su padre, contenía un “Te amo”.

Alondra dejó de responder el celular a las 21:57 horas del pasado 21 de septiembre, después de comunicarle a un amigo con el que se encontraba momentos antes de dirigirse al lugar que ya había terminado de hacer las labores, refiriéndose a que podrían volverse a reunir nuevamente como habían quedado. Ese mismo amigo, le regaló ese mismo día una pulsera que posteriormente fue encontrada en la escena del crimen.

La joven madre de una niña de 4 años, fue reportada como desaparecida en las primeras horas del siguiente día, cuando la misma familia inició también labores de búsqueda con vecinos cercanos que aseguraron que la habían visto entrar, pues conocían a Alondra debido a que ella rentaba en ese domicilio tiempo atrás.

Alondra, la víctima. Foto: Especial

 

Otro de los datos presentados a la jueza ya sobre el caso de feminicidio, revelaron que el padre del José N, llevó a su hijo a comparecer ante la Fiscalía de Personas Desaparecidas unos cuatro días después de que el mismo la habría privado de la vida, donde aseguró que habían pasado por lo menos dos semanas en que no la veía, que la había invitado a salir, pero nunca sucedió.

Según el relato de la entrevista, ese mismo día de su comparecencia, el padre notó al joven nervioso y momentos se hizo confesó del crimen, por lo que llamaron a un abogado y al siguiente día 26 de septiembre, dieron acceso a los agentes para realizar el levantamiento del cuerpo.

En la misma mecánica, el MP presentó que después del levantamiento realizaron la aplicación de la prueba Blue Star de química forense, que dio cuenta de que en todos los espacios de la habitación de José había muestras de sangre, así como se encontraron ropas y bolsas negras que de igual forma tenían estos indicios de violencia.

A raíz de esos mismos exámenes y la necropsia, se presentaron los indicios de que José realizó actos de violencia post Mortem al cuerpo de Alondra con armas blancas hacia el cuello, por lo que la jueza calificó estos actos donde no se puede dudar el dolo y que atentaron contra la dignidad y la honra de la mujer víctima.

Foto: Especial

Debido a que el imputado ha hecho uso de su derecho al silencio, hasta ahora no se ha manifestado ninguna situación por la cual cometió el crimen, salvo los datos que revelan que murió por asfixia por ahorcamiento, así como otros que indican que la joven intentó defenderse.

Sin embargo, en la audiencia la jueza también escuchó los planteamientos sobre la vulnerabilidad que tenía Alondra frente a José, pues ella, además de que sus características físicas la ponían en indefensión, se encontraba en una situación vulnerable económica que la había llevado hasta el lugar a conseguir ingresos, donde su jefe, era en este caso el ahora presunto feminicida.

Por estas consideraciones, la jueza aprobó que desde el procedimiento de la investigación y hasta el posible juicio, el caso de Alondra sea desarrollado con perspectiva de género, además de urgir la beneficencia de su hija de 4 años para acceder a las garantías como víctima indirecta, que provienen de la reparación integral del daño.

La misma jueza, aprobó el planteamiento de que la clasificación del delito permanezca como feminicidio y ocultamiento de cadaver, vinculando a proceso al no encontrar ninguna prueba razonable que excluya por ahora a José de la responsabilidad de los hechos. 

 Por otro lado, durante esta audiencia los defensores legales de José no mostraron ninguna prueba que contravenga a la teoría del caso expuesta por el Ministerio Público que acusa, por lo que se espera que en el lapso de cinco meses que se interpusieron para la investigación complementaria, el presunto feminicida solicite un proceso abreviado donde contendría beneficios para su condena.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza