AP
Sobrevivió a un tiroteo y no tener una casa estable antes de llegar a la NFL

Josh Jacobs fue la figura en el duelo inaugural de los Raiders de Oakland logrando 113 yardas y un par de touchdowns sin embargo tiene una historia llena de sacrificios detrás. 

Con 21 años, se convirtió en el primer novato desde LaDainian Tomilson con los Chargers en conseguir más de 100 yardas y un par de touchdowns.

Pero eso no fue su mayor logro. Tuvo una vida complicada antes de llegar al emparrillado. 

Jacobs creció en Oklahoma con lo necesario para sobrevivir. Sus padres se divorciaron cuando era un niño pero no tenía una casa propia para vivir.

Vivió un tiempo con sus familiares, de casa en casa, hasta que los familiares se acabaron. 

Sin un lugar donde vivir, el joven Jacobs dormía en la Suburban de su padre, él en la parte trasera y su papá en la delantera. 

"Mi papá dormía con un arma en el pecho, tenía miedo de que nos fueran a asaltar", dijo en una entrevista para The Players Tribune.

Además, sufrió un atentado por discutir con unas personas mientras regresaba de la escuela. Lo persiguieron  por varias cuadras hasta que logró escapar. 

Después, su padre encontró empleo y él ingresó al futbol americano en la preparatoria pero las becas no llegaban a pesar de sus grandes encuentros en los emparrillados. 

El destino lo llevó a conocer a un cazatalentos que le sugirió crear una cuenta en Twitter para subir sus mejores videoes y promocionarse mientras él le ayudaría a conseguir que las universidades lo vieran.

Al poco tiempo, Wisconsin, Nuevo México State, Oklahoma y Alabama, preguntaron por él, pero eligió Alabama, donde siempre soñó jugar. 

En Alabama mostró su talento y lo llevó a dar el salto a la NFL donde fue elegido por los Raiders de Oakland siendo la selección global 24 del Draft del 2019, 

"Corro por mi padre, que sacrificó tanto y trabajó tan duro para mantenerme y educarme. Corro por mi hijo de tres años, Braxton, para que pueda tener un padre del que esté orgulloso, como yo estoy orgulloso del mío", dijo cuando le preguntaron sobre su motivación para jugar. 

Jacobs pasó de dormir en una Suburban a ser candidato a novato del año en la NFL.