Foto: Vanguardia/Archivo
Pese a que en 2016 la justicia española archivó una investigación por lavado en contra del exgobernador de Coahuila, la Fiscalía Anticorrupción de ese país habría recabado recientemente testimonios de dos residentes de Texas que aportan información al caso

Un juez español reabrió hoy la investigación por lavado de dinero a Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila y expresidente nacional del PRI, ante revelaciones realizadas por dos testigos a la Fiscalía Anticorrupción de ese país.

El magistrado Santiago Pedraz archivó la investigación a Moreira en 2016, en contra del criterio de la Fiscalía, al no hallar indicios de que Moreira blanqueara en España dinero procedente del narcotráfico o de actos de corrupción, decisión que fue después confirmada por la Audiencia Nacional española.

Pese a ello, de acuerdo con el medio español La Vanguardia, los fiscales del caso continuaron investigando y recientemente recabaron el testimonio de dos personas residentes en Texas, quienes aportaron más datos sobre las presuntas actividades de blanqueo de Moreira, que tras ser detenido en España el 15 de enero de 2016 quedó poco después en libertad al archivarse la causa.

Pedraz archivó la causa contra Moreira después de que este justificara la procedencia de los 200 mil euros que se le atribuye haber blanqueado en España, dinero que alegó haber obtenido de sus retribuciones en México.

Además, el juez argumentó en su momento que la justicia española no era competente para investigar posibles delitos cometidos en México y Estados Unidos, ni veía base alguna para apreciar que Moreira perteneciese a una organización criminal.

En ese sentido, el propio exgobernador ha señaladado reiteradamente que dichas imputaciones son falsas.

La Fiscalía Anticorrupción española basaba desde entonces algunas de sus acusaciones en las declaraciones que hicieron varios testigos al magistrado español en San Antonio, Texas, adonde se trasladó Pedraz en dos ocasiones para recabar de la justicia norteamericana información sobre el expresidente del PRI.

"Lo más relevante que extrae la Fiscalía de estos nuevos testimonios es que Moreira durante su época de gobernador del Estado de Coahuila, se habría apropiado de unos 3 mil millones de pesos mexicanos mediante actos de corrupción y malversación de fondos públicos", expone La Vanguardia.

La Fiscalía considera que hay nuevo indicios de que Moreira habría formado una estructura societaria, sin actividad real, con la intervención de “testaferros” y con el fin de dar cobertura a ese enriquecimiento ilegal. Además, sospechan que habría mantenido relaciones con los cárteles del Golfo y de los Zetas durante su etapa de gobernador, detallan además medios españoles como El País.

Para la Fiscalía Anticorrupción, apuntan, lo más relevante en cuanto a la reapertura de la investigación es la relación con actos de corrupción que han enriquecido ilegalmente al expresidente del PRI, y sus vínculos con el crimen organizado.

Además de que considera que, con las nuevas declaraciones obtenidas, ha quedado rota la legitimación del dinero del que disfrutó Moreira en España, “resultando, por tanto, que el patrimonio detectado a Moreira es el afloramiento de los beneficios obtenidos por los actos de corrupción y de vinculación con el crimen organizado”.

Humberto Moreira ostentó la presidencia nacional del PRI de marzo a diciembre de 2011, cargo que dejó al verse involucrado en un supuesto caso de contratación irregular de deuda pública durante su Gobierno en Coahuila.

En 2013 medios publicaron que residía en Sant Cugat del Vallés, en Barcelona, localidad a la que, según sus propias declaraciones, se trasladó después del asesinato de su hijo José Eduardo el 3 de octubre de 2012, supuestamente a manos de miembros de Los Zetas.

Con información de La Vanguardia, El País y EFE