El 29 de septiembre de este año, fue cumplimentada una orden de aprehensión por elementos de la Agencia de Investigación Criminal contra los ex funcionarios. Foto: Archivo/Vanguardia
El ex alcalde de Ramos Arizpe y quien fuera su tesorero, Vicente Barreda, fueron liberados luego de que ambos lograron comprobar que podrán permanecer bajo arraigo en su domicilio en Ramos Arizpe, en tanto concluya el proceso

Este miércoles por la noche, fue puesto en libertad el ex alcalde de Ramos Arizpe, Ramón Oceguera y su extesorero, Vicente Barreda, como parte de un cambio de medida cautelar en el proceso penal que enfrentan por el delito de peculado. 

La determinación fue tomada por una jueza, luego de que ambos lograron comprobar que podrán permanecer bajo el arraigo en su domicilio en Ramos Arizpe, en tanto concluya el proceso. 

La medida que fue implementada, fue la de brazalete electrónico, que informaría a la autoridad en el caso de que alguno de ellos intente salir de la ciudad para evitar a la justicia. 

Fue a finales de septiembre, cuando Oceguera y Barreda fueron detenidos por la autoridad para dar inicio con su procedimiento, por el cual inicialmente fueron ingresados en el Centro de Reinserción Social Varonil de Saltillo. 

En el proceso que enfrentan, se configura el Perjucio a la Hacienda Pública de Ramos Arizpe y la Economía de la Administración Pública durante su administración que data del año 2013.

El caso, se desprendió de una denuncia interpuesta por la Auditoría Superior del Estado de Coahuila en la revisión del ejercicio de las cuentas públicas de aquél año, y dada la temporalidad, es que el proceso que enfrentan es a través del sistema tradicional de justicia. 

El delito de peculado, consiste en cometer actos de malversación de fondos desde la función pública, y forma parte de los estipulados como actos en materia de corrupción. 

Se habla de que el perjuicio del caso, es de por lo menos siete millones de pesos, y de acuerdo con la Fiscalía General del Estado, hay por lo menos otros 10 funcionarios bajo la investigación. 

El proceso continuará su curso, con vías a que las partes aporten mayores pruebas sobre la acusación del caso, tiempo en el cual, Oceguera y Barreda, permanecerán ya no en prisión preventiva, sino en arraigo en su domicilio.