Sanjuana Martínez, titular de Notimex. Foto: Especial
Sostuvo que la autoridad laboral ha sido juez y parte, permitió también que los trabajadores que estallaron la huelga–que en su mayoría habían sido ya liquidados– mantuvieran secuestrados al personal que seguía laborando

La directora general de Notimex, Sanjuana Martínez Montemayor, advirtió que el injusto linchamiento mediático a que ha sido sometida en las semanas recientes no la detendrá para seguir con la misión que le encomendó el presidente Andrés Manuel López Obrador de sanear y transformar esa empresa en la mejor agencia de noticias de habla hispana.

En entrevista con La Jornada, sostuvo que es respetuosa de la legalidad y es la autoridad laboral, de manera concreta la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), la que pasó por encima de la Ley Federal del Trabajo al dar el reconocimiento a una dirigencia sindical que no realizó elecciones, avalar después un recuento amañado y ordenar recientemente que Notimex deje de operar pese a que el asunto aún está en tribunales.

Sostuvo que la autoridad laboral ha sido juez y parte, permitió también que los trabajadores que estallaron la huelga el 21 de febrero –que en su mayoría habían sido ya liquidados– mantuvieran secuestrados al personal de Notimex que seguía laborando.

–Se le ha criticado por no respetar ese laudo de la JFCA.

–No puedo aceptar que la junta, saltándose la ley, ordene el cierre de Notimex sin reconocer que el proceso de huelga está en litigio. Fue por esa actitud parcial en nuestra contra que decidimos acudir a los tribunales federales con diversos recursos, amparos que están en trámite.

Me preocupa que no ha habido equilibrio ni imparcialidad en ninguna de sus decisiones y que la autoridad laboral no revalore, como han pedido senadores y diputados de Morena, que por encima de cualquier otro interés está el legítimo derecho de todos los mexicanos a estar debidamente informados durante la pandemia, recalcó.

El día 14, cuando se dio a conocer la orden de la JFCA de parar la actividad de la agencia, en el portal de Notimex se publicó una nota con el título El precio que hay que pagar por la corrupción, la cual, señala Martínez Montemayor, contiene la explicación a las campañas de desprestigio y hostigamiento en su contra.

Corruptelas sin fin

Detalló que el 21 de marzo de 2019 (cuando comenzó su administración, una vez que su nombramiento fue avalado por el Senado) lo que encontró fue a un dirigente sindical, Conrado García, con casi dos décadas en el cargo, que recibía hasta 500 mil pesos al mes como ayuda, desviaba recursos millonarios a su gusto y un sinfín de irregularidades en la administración: equipo inservible comprado a sobreprecios, huachicoleo de la información por medio de otras agencias, renta de 800 mil pesos al mes del edificio sede, entre otras muchas corruptelas.

Todo ello, explicó, lo documentó en denuncias tanto penales ante la Fiscalía General de la República (FGR) como administrativas en la Secretaría de la Función Pública y en la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que dirige Santiago Nieto.

Agregó que tres meses después de que llegó a dirigir Notimex, Conrado García huyó, no volvió a aparecer y confía en que pronto lo alcance la justicia. “Pensé que todo había terminado, pero a los pocos meses apareció una señora ligada a él, Adriana Urrea, que había sido despedida por el presunto delito de peculado, se le había denunciado penalmente, pero sin asamblea ni elecciones de por medio se convirtió en la nueva dirigente sindical.

Y lo increíble es que la Secretaría del Trabajo le dio la toma de nota, y cuando pregunté a la titular, Luisa Alcalde, por qué, me contestó que no tenía facultades para investigar si hubo o no elección. Se trata, además, de un sindicato que no tiene ya trabajadores de Notimex.

En otra parte de la entrevista, Sanjuana Martínez rechazó que desde Notimex se usen bots y perfiles falsos en redes sociales para atacar a los huelguistas y a periodistas críticos.

Deploró que desde hace varios días se difunda sin pruebas esa información en un noticiero radiofónico que impulsa Manuel Ortiz Escámez, ex trabajador de la agencia despedido en septiembre pasado por faltas graves, uno de los principales sospechosos de los ciberataques al portal de Notimex y a las cuentas de la agencia en redes sociales.

Por esos hechos se interpuso una denuncia ante la policía cibernética y ahora Ortiz Escámez quiere pasar de victimario a víctima. Sin embargo, aseguró, es junto con otros compañeros despedidos uno de los investigados por interferencia a los sistemas digitales de una agencia del Estado.

Agregó que Ortiz –que no es periodista, sino sociólogo, además de técnico experto en redes, que además de trabajar en Notimex tenía una plaza en la UNAM– está también detrás del acoso digital de que ella ha sido víctima, con montajes de fotografías en las que aparece en bikini o desnuda. Hay otra denuncia penal, precisó, por los más de 100 ataques diarios en su contra con amenazas y campañas de odio hacia ella y los hijos de los periodistas que conforman su equipo.

La directora general de Notimex recalcó que pese a todo ha avanzado en sanear la agencia, sigue operando y va en pos de su transformación. “Rescatamos los géneros periodísticos, creamos la unidad Verificado para desmentir noticias falsas, la unidad de género para temas feministas y el departamento multimedia, y el primero de junio estrenaremos nuevo portal, realmente digitalizado.