La historia de la película nominada al Óscar sufrió de omisión creativa o la intención de cambiar los hechos

Aunque la película “Hidden Figures” fue reconocida por ser una historia que combate ideas sobre el racismo, la discriminación y la injusticia, la cinta de Theodore Melfi cuenta con omisiones considerables respecto a lo que realmente ocurrió históricamente.

Minorías casi inexistentes

Antes del alunizaje ocurrido en 1968, la NASA era conocida por su retraso en contratar a gente de color dentro de su organización en comparación a otras agencias federales llegando a solo emplear un total de 5.19 por ciento de gente de no blanca, según el artículo “Racism, Sexism, and Space Ventures” de The Washington Post.

El talento "desconocido"

El nombre del doctor Jack Crenshaw puede que no les sea familiar; sin embargo, fue la persona responsable por la tecnología que permitió la misión lunar al diseñar la conocida trayectoria de retorno libre. Este descubrimiento fue atribuido en la cinta a la matemática Katherine G. Johnson, protagonista de la historia.

Personajes y nada más

También se ha revelado que la cinta cuenta con distintos personajes ficticios que aparece n la película para presentar un conflicto o un mensaje solamente. El personaje de Jim Parsons nunca existió, al igual que el interpretado por Kirsten Dunst. Sus personajes sirven como una forma de demostrar los prejuicios de la época.

Cohetes y derechos civiles

Curiosamente, activistas de movimientos sociales de raza negra protestaron contra la misión del Apolo 11 diciendo que el gobierno debía usar los recursos del proyecto, en su lugar, en programas de manutención para el sector negro del país. El reverendo Ralph David Abernathy, heredero del movimiento social de Marthin Luther King Jr., con una carreta y tres mulas como protesta al lanzamiento. 

La película, en general, intenta promover un mensaje de inclusión y tolerancia hacia las minorías, exaltando los obstáculos de Johnson durante su vida para llegar a trabajar en la NASA. Ciertamente, esto involucraría “tergiversar” eventos históricos y sacrificar exactitud, con tal de mantener la narrativa del drama de la exitosa película.