Foto: Especial
En Buenos Aires, hace unos años una mujer asesinó a sangre fría a su amiga por temor a que su prometido descubriera su infidelidad. Pese a las pruebas en su contra, salió antes. Hoy así rehace su vida

Buenos Aires, Argentina.- Una mujer fue acusada de asesinar a sangre fría a su amiga con una maza, utensilio usado para plastar milanesas, luego de que esta supuestamente tenía en su poder un video íntimo de ella con otro hombre que no era su pareja. Tras cumplir una reducida condena, recuperó su libertad y las riendas de su vida.

Aparentemente, la mujer habría cometido el terrible crimen por temor a que su futuro esposo se enterara que le había sido infiel.

Los hechos ocurrieron en el año 2010 en la localidad General Las Heras, en Buenos Aires.

Foto: Especial

Según informó LA NACIÓN, la víctima tenía un su poder un video con imágenes candentes de su amiga con otro hombre que no era su novio, por lo que esta la atacó de manera violenta para que no difundiera el material y su prometido no descubriera la infidelidad, a días de que se llevara a cabo la boda.

El ataque ocurrió el 17 de abril del 2010 cuando los dos mujeres se encontraban en un restaurante donde ambas trabajaban. La presunta agresora, identificada Silvia "N", ingresó a la cocina y tomó el utensilio utilizado para aplastar milanesas con el que golpeó violentamente a su amiga, quien murió nueve días después a causa del traumatismo craneoncefálico provocado por los golpes.

Foto: Especial

Silvia Luna fue condenada a diez años de prisión el 24 de febrero de 2012, aunque desde la Sala III del Tribunal de Casación Penal de La Plata le redujeron la condena: los jueces consideraron que Luna había actuado en estado de emoción violenta.

Juan Robledo, hijo de Carola, habló con Infobae: “Fue muy difícil para mí y también para mi papá pero salimos adelante. Luchamos mucho para que se haga justicia. Aunque después de la reducción de pena decidimos no apelar más. Entendimos que las cosas eran así”.

Carola falleció a manos de su amiga. Foto: Especial

Después de tres años en prisión, la vida de esta mujer de 35 años cambió de una manera radical: no retomó contacto con quien iba a ser su esposo, y fue a vivir a lo de sus padres en Monte Grande.

Según medios locales, la mujer jamás volvió a tener contacto con el hombre con quien iba a casarse en abril del 2010.

Silvia conoció a un recluso que cumplía una condena de 10 años por robo calificado y por el uso de arma de fuego, con quien comenzó una relación sentimental cuando ella estaba alojada en el penal de Florencia y él en General Alvear.

El romance entre ellos perduró a pesar de que ella recibió su libertad, y siguió visitándolo hasta que él salió libre en 2017. Posteriormente se fueron a vivir juntos y tienen un pequeño hijo. Además, Silvia, quien actualmente tienen 35 años, comenzó sus estudios para convertirse en enfermera.

Silvia salió antes, ahora es enfermera, tiene pareja y un hijo. Foto: Especial

"Ella quiere hacer borrón y cuenta nueva. No quiere ni pisar Las Heras. Quiere empezar una vida nueva. Además ella nunca se sintió una asesina, siempre sostuvo que la que primero la atacó fue Carola y ella se defendió", asegura una persona allegada a Luna, así reseñó Infobae.

Luna nunca reconoció cómo sucedió el asesinato. Siempre sostuvo la versión de que fue Carola quien la atacó y ella en su afán de defenderse tomó lo primero que encontró y la golpeó en la cabeza. En el juicio no quedó demostrado eso, sino todo lo contrario.