Foto: Especial
Tengo más miedo ahora, dice la víctima. De acuerdo con su abogada, la Procuraduría hizo un peritaje que prueba que su representada fue víctima de violación, pero señaló que el juez desechó esa y otras pruebas

Un doctor con diversos antecedentes por presuntas practicas de abuso sexual, que había sido detenido hace días tras ser acusado de violar a una paciente en un hospital público, fue liberado este miércoles por un juez de la Ciudad de México.

El médico identificado como Agustín “N” quedó en libertad luego de una audiencia privada, en la que un juez del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Federico Mosco González, determinó no vincularlo a proceso por el delito de violación agravada.

De acuerdo con la defensa de Wendy, el juez decidió descartar el delito de violación, con lo cual enfrentará cargos sólo por el delito de abuso sexual y podrá hacerlo en libertad, sin pago de fianza y sin medidas cautelares.

La audiencia y el anuncio de la decisión del juez fue escuchada por la víctima, Wendy “N”, una chica de 21 años que en 2018 acudió al Hospital General de Iztapalapa para ser atendida de un padecimiento en las vías renales, con el doctor al que posteriormente habría de acusar de violación.

Foto: Especial

Ella estuvo en la audiencia de principio a fin, acompañada de familiares en una habitación contigua a la sala oral donde se desarrolló la audiencia. Pudo ver y escuchar a su presunto agresor través de una cámara de circuito cerrado.

“Me siento cansada. Tengo más miedo del que ya tenía. A pesar de las pruebas que se presentaron el juez lo dejó libre. Tuve que escucharlo y me volvió a poner nerviosa”, dijo Wendy después de una audiencia que comenzó a las 10:30 de la mañana y terminó alrededor de las 15:00 horas.

Los medios de comunicación no pudieron entrar a la audiencia porque el juez la declaró privada, y no fue posible localizar al acusado y su defensa, para hablar con ellos a la salida.

Según el relato de la defensa, que quedó asentado en la denuncia, el doctor acusado pidió que Wendy se trasladara a la clínica 120 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para valorar si estaba enferma de salmonelosis, debido a que presentaba un cuadro estomacal que no estaba relacionado con sus problemas renales.