La creencia familiar en este santo, dijo el Padre Luis, es una de las tradiciones más arraigadas en el pueblo mexicano y en La Laguna una de las figuras más veneradas, sobre todo por los milagros realizados

Torreón, Coahuila. -  Un milagro es lo que más piden miles de laguneros que acuden a su parroquia al festejo de San Judas Tadeo, el santo patrono de las causas imposibles y desesperadas y quien representa la fe y salvación de los fieles católicos.

Es una fiesta popular la que se vive desde anoche en esta iglesia de Residencial Las Torres, en virtud de que es uno de los santos más aclamados por la población que le implora interceder ante situaciones y casos de enfermedad, trabajo, problemas por la justicia y otros muchos de carácter familiar.

La creencia familiar en este santo, dijo el Padre Luis, es una de las tradiciones más arraigadas en el pueblo mexicano y en La Laguna una de las figuras más veneradas, sobre todo por los milagros realizados.

En el exterior de la parroquia de San Judas Tadeo, cientos de altares fueron dispuestos por feligreses que no alcanzaron a entrar al recinto.

“Un señor de 40 años, casado y con cuatro hijos, estaba en las garras del alcohol y las drogas. Con frecuencia maltrataba a su esposa e hijos. Su drama fue una noche en que drogado estuvo a punto de golpear a sus padres. Esto fue un impacto pues estaba atentando contra algo sagrado. Arrepentido fue a casa de su abuela ya en la madrugada. Esta lo recibió y lo consoló y lo hincó ante una imagen de San Judas. Este señor pidió a San Judas que lo liberara del alcohol y las drogas. Se durmió todo el día y al atardecer se anexó a un centro de rehabilitación y desde entonces no toma ni se droga. Es un testimonio verídico”, dijo el padre Luis.