Foto: Especial
La influencer española Ángela Rozas dejó su cómoda su vida para ayudar a los pacientes contagiados de coronavirus; sin embargo, durante el arduo trabajo, terminó infectada

España atraviesa una crisis sin precedentes por culpa del coronavirus, ya que en tan solo tres meses, desde que se detectó el primer positivo, el país ha superado los 4000 muertos y ya suma más de 56 000 infectados.

Debido a la propagación del virus en 187 países, doctores y enfermeras se han unido en una sola fuerza para hacerle frente al COVID-19; como la historia de la modelo e influencer española Ángela Rozas Sáiz, pues ella dejó su vida de glamour y regresó a trabajar como enfermera.

Foto: Especial

“Madame de Rosa”, como es conocida en redes sociales, se enteró por una de sus ex compañeras del Hospital La Paz, ubicado en Madrid, España, que se necesitaba personal médico para trabajar durante la crisis que sufre España por el coronavirus.

La modelo explicó a sus seguidores que al principio tenía miedo por exponer a su familia, después sintió impotencia de ver a tanta gente morir por la enfermedad y decidió ayudar, porque lo veía como una obligación moral.

Foto: Especial

“Me daba miedo sobre todo por mi familia, por exponerles, pero después lo pensé mejor y es que si todos pensáramos igual, pues entonces no habría nadie trabajando en los hospitales”, enfatizó.

Hace seis días, “Madame de Rosa” viene laborando en el Equipo de Protección Individual (EPI). “La tercera planta de Traumatología del Hospital La Paz, todos nuestros pacientes son COVID-19. Por favor, quédense en casa, cuidarse y ser responsables, no los quiero ver aquí”, escribió en su red social.

Foto: Especial

Sin embargo, no todas fueron buenas noticias, ya que, este miércoles, la modelo confesó que se había contagiado de coronavirus. A pesar de todo se siente bien de salud, pero piensa que hizo algo mal.

“Estoy con fiebre, me cuesta un poquito respirar, con un dolor de cabeza y todo eso. Pero sobre todo, psicológicamente, me siento un poquito abatida, porque no puedo evitar sentirme culpable, porque tengo la sensación de que he cometido alguna torpeza”, comentó.

Foto: Especial

Agregó que se encuentra triste porque no va a poder seguir ayudando a las personas contagiadas con el coronavirus, además de sentirse preocupada por llevar el virus a su hogar, donde vive con su hijo.

“El caso es que siento que ya no podré ir a ayudar al hospital, estoy bien, pero también siento culpabilidad porque Romeo está con síntomas también. Siento que le he expuesto y lo único que quiero es recuperarme pronto. Estaré más desconectada y les contaré qué tal estoy”, finalizó.