Foto: Vanguardia
El próximo 1 de diciembre de 2020 se llevará a cabo la primera edición de Ciudades en Movimiento

La complejidad urbana es un problema que desde hace tiempo enfrentan las principales ciudades en el mundo, pero con la llegada del Covid-19, ejes como la movilidad, la seguridad y la sustentabilidad toman cada vez mayor relevancia hacia un futuro virtual, exigido en gran medida por la nueva normalidad.

Bajo este escenario, las personas buscan cada vez formas más accesibles, seguras y confiables de consumo y nuevas alternativas para desplazarse a sus destinos. Por ello, las empresas y los ciudadanos se reinventan y encuentran en la tecnología y la digitalización un camino para continuar con actividades habituales, como el trabajo, el comercio y el transporte, entre otras.

La seguridad es otro foco indispensable para que las urbes se desarrollen económica y socialmente, y brinden a sus habitantes más oportunidades y una mejor calidad de vida; sin embargo, esto requiere de la participación activa de las autoridades, el sector privado y la sociedad para enfrentar en conjunto los retos de un entorno cada vez más complejo.

En este rubro, la tecnología también ha permitido que las labores y situaciones de la vida cotidiana sean más seguras que nunca antes, con herramientas emergentes como botones de pánico, sistemas videovigilancia o monitoreo GPS, para dar pronta y eficaz respuesta ante situaciones relacionadas con la seguridad pública.

Por ejemplo, hoy en día para que cualquier empresa pueda ganarse la confianza y fidelidad de los usuarios, ante el prolongado temor por contagio de coronavirus y la creciente inseguridad en las calles, la oferta online de productos y servicios -a través de estrategias como el delivery, logística de última milla, pagos sin contacto o el pick-up-, se presenta como la mejor opción para garantizar el beneficio y la protección de todos los involucrados.  

El transporte público y el privado resultan medulares en los ecosistemas de movilidad de las principales ciudades en el mundo y, en el contexto actual, una red multimodal e interconectada beneficia de forma directa en la calidad de vida y productividad de la gente, al poner a su disposición más opciones con menor riesgo para trasladarse, minimizando el tránsito en vías principales y los largos tiempos de desplazamiento, así como reduciendo el impacto medioambiental.

Asimismo, la innovación tecnológica amplió el abanico de opciones multimodal, asequibles, flexibles y sostenibles (como la micromovilidad y el transporte compartido, por ejemplo) para permitir el acceso y la conectividad a zonas donde el transporte tradicional no existe o es limitado, y la única opción es el automóvil particular.

Es bajo estas premisas que el próximo 1 de diciembre de 2020 se llevará a cabo la primera edición de Ciudades en Movimiento, un foro organizado por la compañía Uber en el que especialistas en tendencias de consumo, seguridad, movilidad y trabajo, entablarán un diálogo abierto con ejemplos innovadores de proyectos y mejores prácticas para lograr un desarrollo urbano sostenible que beneficie a México y a la sociedad en general.