Soldados del ejército se preparan para escoltar camiones cargados de combustible, en Duque de Caxias, Brasil. Foto: AP
Una huelga de camioneros mantenía paralizado hoy a gran parte de Brasil y amenazaba con generar el caos en el país en el quinto día de protestas.

El presidente de Brasil, Michel Temer, ordenó hoy a las Fuerzas Armadas liberar las carreteras del país, paralizadas por una huelga de transportistas que amenaza con generar una crisis de abastecimiento en el gigante sudamericano.

"Comunico que accioné a las fuerzas federales de seguridad para desbloquear las carreteras y solicito a los señores gobernadores (de los estados federales brasileños) que hagan lo mismo", dijo Temer en una comparecencia en el Palacio de Planalto en Brasilia.

Las fuerzas federales están compuestas por tropas mixtas del Ejército, la Policía y otras fuerzas de seguridad brasileñas.

Una huelga de camioneros mantenía paralizado hoy a gran parte de Brasil y amenazaba con generar el caos en el país en el quinto día de protestas.

Los bloqueos en carreteras y refinerías condujeron a la carencia de combustible en grandes metrópolis como Sao Paulo y Río de Janeiro. El aeropuerto de la capital, Brasilia, comunicó que se quedó sin combustible para abastecer a los aviones.

Según el portal "O Globo", otros diez aeropuertos regionales tenían el mismo problema. Varias fábricas en Sao Paulo, el corazón industrial de Brasil, suspendieron sus operaciones por la falta de abastecimiento.

También mercados de todo el país reportaron problemas de suministro. En Río de Janeiro se formaron largas colas de usuarios que intentaban obtener combustible en las gasolineras.

Los transportistas protestan por el constante aumento de los precios de los combustibles por parte de la estatal Petrobras desde comienzos de año, debido a la evolución de los precios del petróleo.

Sólo en mayo el precio de la gasolina subió un 12 por ciento y el del diésel un 9.3 por ciento según cifras de Agencia Brasil.

El Gobierno de Temer anunció en la noche del jueves un acuerdo temporal para levantar la huelga durante 15 días a cambio de que Petrobras reduzca el precio del diésel un 10 por ciento durante 30 días, mientras se llevan a cabo nuevas negociaciones.

Representantes de los transportistas señalaron que mantenían hoy la huelga porque no habían recibido aún instrucciones de sus negociadores para suspender las medidas de fuerza.