Foto: Especial
Lina Betancourt deja atrás a una hija de 3 años con "dependencia total" de su madre, la niña tiene hidrocefalia. La empresa lamenta la muerte de la joven, no obstante, señalan que "la cirugía se desarrolló correctamente y sin complicaciones"

España. Lina Betancourt, una chica de 23 años y nacionalidad colombiana, ha muerto después de ser operada de un aumento de pecho. La joven ha sufrido una muerte cerebral después de la intervención.

Los hechos pasaron el 23 de agosto en el Hospital 9 de Octubre de Valencia. Un cirujano de la cadena Dorsia operó a la chica, que sufrió complicaciones y tuvo dos paradas cardiorrespiratorias.

Horas de desconcierto

Una amiga de Betancourt, Isabella Sánchez, acompañó a la joven al centro médico donde la intervinieron. Los médicos le explicaron que la operación duraría una hora aproximadamente, así que Sánchez esperó en una de las salas habilitadas.

Empezaron a pasar los minutos y las horas, y Sánchez no tenía noticias de su amiga. Después de tres horas sin saber nada, un médico la avisó para que llamara a la familia de Betancourt, según informa La Sexta. Alguna cosa no iba bien.

Lina Betancourt e Isabella Sánchez antes de la operación

Su padre no sabía

Los médicos explicaron a Sánchez que su amiga tuvo complicaciones durante la operación, y sufrió dos paradas cardiorrespiratorias.

La chica avisó al padre de la víctima, que no sabía que su hija se sometería a una operación, su abuela lo había pagado todo, y Lina prefirió no decir nada. El hombre llegó al hospital desde Holanda, el país donde trabaja. Cuando entró por las puertas del centro médico, su hija ya tenía el 80% de su cerebro muerto.

Los médicos del hospital Clínico de Valencia, donde la trasladaron después de las complicaciones, la declararon clínicamente muerta, Lina había pasado demasiado tiempo sin oxígeno.

Dos semanas sufriendo

Finalmente, Betancourt murió dos semanas después de la operación de aumento de pecho, el 9 de septiembre.

Por su parte, la familia de la chica ha denunciado a la cadena Dorsia, responsable de la operación, y al Hospital 9 de Octubre. De momento, todavía no tienen información más allá de que alguna cosa salió mal en la intervención, según ha explicado su abogada a La Sexta.

Dejó a una hija. Foto: Especial

Todavía tendrán que pagar la operación

En estos duros momentos que están viviendo, la familia ha explicado que se le "siguen reclamando las mensualidades" a la abuela de la chica, que le pagó la operación con una financiación.

La abogada de la familia se puso en contacto con la empresa que financió la intervención y, después de explicar todo lo que ha pasado con Lina, la compañía mantiene que es ajena a Dorsia y continúa con las reclamaciones económicas.

La dejaron en un pasillo

Según explica Isabella Sánchez, el personal del 9 de Octubre dejó a su amiga en un pasillo "convulsionando". La chica califica la decisión de los médicos de "negligencia médica", y asegura que le dijeron dos cosas diferentes, por una parte, que la operación había ido muy bien y que Lina estaba despierta. Por otra, le explicaron que la chica no se llegó a despertar porque entró en coma.

Lina Betancourt deja atrás a una hija de 3 años con "dependencia total" de su madre, la niña tiene hidrocefalia.

La cadena Dorsia ha emitido un comunicado en el cual lamenta la muerte de la joven. No obstante, señalan que "la cirugía se desarrolló correctamente y sin complicaciones".

Las circunstancias de la muerte de Lina están siendo investigadas por la misma cadena, y aseguran que se han presentado como "acusación particular contra el Hospital 9 de Octubre y el anestesista que intervino en la operación".