Foto: Especial
Clavó un cuchillo varias veces a su agresor para sacárselo de encima, pero la Fiscalía española considera que su reacción fue desproporcionada. El hombre sufre graves secuelas del ataque, no ha sido juzgado por intento de agresión sexual

España. Una mujer de nacionalidad ecuatoriana ha sido condenada a cinco años de prisión por defenderse a cuchilladas de una supuesta agresión sexual.

Los hechos pasaron el 10 de junio de 2018, en torno a las 2.00 de la madrugada, en Valencia (Comunidad Valenciana). La mujer clavó un cuchillo de cocina varias veces a su agresor para sacárselo de encima, pero la Fiscalía considera que su reacción fue desproporcionada.

Según el testimonio de la mujer, el hombre supuestamente "la manoseó e intentó tener sexo con ella" y, por este motivo, se defendió a cuchilladas. No obstante, la "desproporción" de sus actos no es compatible con eximentes, como la legítima defensa o el miedo insuperable, informó el Levante-EMV.

Eso sí, tanto ella como el supuesto agresor iban bebidos y tomaron cocaína, de forma que se considera esta circunstancia como atenuante, y se le ha rebajado un año de la condena que pedía el ministerio público.

Secuelas graves

Después del ataque, en el cual la acusada le clavó ocho cuchilladas, una de ellas en el cuello, el hombre sufre graves secuelas del ataque, como un deterioro cognitivo.

La mujer, que ha reconocido los hechos y ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía, ha aceptado una pena de cinco años de prisión.

Situación irregular

En el juicio, celebrado en la Sección Segunda del Audiencia Provincial de Valencia, se ha acordado que la mujer cumpla los dos primeros años de condena en España y en los otros tres se la expulse del país.

La condenada se encuentra en una situación irregular y, como consecuencia, no podrá acceder al territorio nacional por un plazo de diez años desde su expulsión.

Intentó matarlo

La Fiscalía considera que la mujer, que atacó al hombre con un gran cuchillo de cocina, tenía una "guiada intención de acabar con su vida".

El herido fue trasladado de urgencias al Hospital La Fe de Valencia, donde lo tuvieron que operar: le tuvieron que hacer una traqueotomía de emergencia, una cervicotomía y una laparotomía.

Fuerte multa

Además de la condena de prisión, la mujer tendrá que pagar 120 mil euros a la víctima por haberle causado lesiones graves de las cuales todavía sufre secuelas. También tendrá que pagar 12.491 euros a la Generalitat, por los gastos médicos ocasionados. La condenada, sin embargo, asegura que no tiene dinero, "ni trabajo, ni bienes a mi nombre".

Por su parte, el hombre no ha sido juzgado por un delito de intento de agresión sexual.