John Hume, premio Nobel de la Paz, reconocido por su destacada labor en el proceso de paz en Irlanda falleció a los 83 años. Irlanda del Norte se despidió de Hume, uno de los arquitectos del proceso democrático en la Catedral de San Eugenio.

John Hume, el antiguo líder del Partido Socialdemócrata y Laborista de Irlanda del Norte (SDLP) y premio Nobel de la Paz por su labor en el proceso de paz en esa provincia británica, falleció a los 83 años, informó hoy su familia.

Hume, que padecía demencia, estaba ingresado en un centro de ancianos en Londonderry, en el noroeste de la provincia británica.

"Estamos profundamente entristecidos de anunciar que John falleció en paz a primeras horas de hoy después de una corta enfermedad", señaló un comunicado de la familia.

"Queremos enviar nuestro profundo y sentido agradecimiento a las enfermeras del hogar de ancianos Owen Mor en Derry. El cuidado que recibió John en los últimos meses de su vida ha sido excepcional. John fue marido, padre, abuelo, bisabuelo y hermano. Fue muy querido y su pérdida será muy sentida por toda su familia", agregó.

 

Hume fue una figura fundamental en el proceso de paz que permitió la firma del llamado Acuerdo del Viernes Santo en 1998 que puso fin a treinta años de violencia sectaria entre los paramilitares protestantes de Irlanda del Norte y los republicanos del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Sus esfuerzos, que permitieron acercar y superar las divisiones entre católicos y protestantes, le llevaron a obtener el Premio Nobel de la Paz junto con el exlíder del Partido Unionista de Irlanda del Norte David Trimble.

El líder del SDLP, John Hume, llega al número 10 de Downing Street antes de conversar con el primer ministro británico Tony Blair sobre la crisis de las conversaciones de paz del Viernes Santo de Irlanda del Norte. Foto: EFE

Hume siempre defendió su decisión de mantener en su día contactos con el Sinn Fein, brazo político del inactivo IRA, como manera de ayudar a crear confianza de cara a un acuerdo de paz.

Tras conocerse la noticia, el exprimer ministro británico laborista Tony Blair, en el poder cuando se firmó el histórico acuerdo de paz, calificó los esfuerzos de Hume de épicos.

"John Hume fue un titán político, un visionario que se negó a creer que el futuro tenía que ser el mismo del pasado. Su contribución a la paz en Irlanda del Norte fue épica y con razón será recordado por ello", resaltó Blair, cuya llegada al poder en mayo de 1997 aceleró el proceso de paz en la provincia.

El antiguo líder laborista dijo sentirse afortunado de haber trabajado con Hume en el acuerdo del Viernes Santo.

"Él influyó mis políticas de muchas maneras, pero su creencia en trabajar ante las diferencias para encontrar un compromiso (es algo que) me acompañará siempre", agregó.

Por su parte, el ex primer ministro conservador John Major, predecesor de Blair en el Gobierno, dijo que Hume estaba comprometido con la paz durante gran parte de su vida.

"Pocos otros (políticos) invirtieron tanto tiempo y energía en esta búsqueda y pocos buscaron cambiar unas actitudes enquistadas con tanta determinación", agregó Major.

"Las comunidades -dijo Major- que quedaron transformadas en vecindarios pacíficos pueden rendirle tributo a uno de sus más fervientes guerreros de la paz".

El presidente irlandés, Michael Higgins, resaltó, por su parte, que Hume transformó y remodeló la política en Irlanda, y destacó su valentía personal y su liderazgo en Irlanda del Norte.

 

Gerry Adams rinde tributo a Hume, su interlocutor en el proceso de paz

 

Gerry Adams, expresidente del Sinn Féin, antiguo brazo político del ahora inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), rindió tributo al fallecido John Hume, antiguo líder socialdemócrata con quien mantuvo un diálogo que resultó clave para el proceso de paz en Irlanda del Norte.

"En este triste día, debo decir que no tendríamos la paz que disfrutamos hoy si no fuera por John Hume", afirmó a los medios Adams tras conocerse la muerte, a los 83 años, del que fuera líder del Partido Socialdemócrata y Laborista de Irlanda del Norte (SDLP).

Ambos políticos mantuvieron a finales de la década de 1980 una serie de contactos secretos que no salieron a la luz pública hasta años después.

"John fue un gigante de la política irlandesa. Él y yo tuvimos muchos desacuerdos, y eso es algo muy saludable", aseguró Adams, que celebró la decisión de ambos de haber mantenido conversaciones regulares durante algunos de los momentos más cruentos del conflicto norirlandés.

"Fuimos capaces de hablar y de promover activamente la primacía de la política", rememoró.

El antiguo responsable del Sinn Féin ensalzó asimismo la figura de la esposa del político socialdemócrata, Pat Hume, a quien definió como su "más constante y consistente asesora".

Los esfuerzos por acercar a católicos y protestantes llevaron a Hume a obtener el Premio Nobel de la Paz junto con el exlíder del Partido Unionista David Trimble.

El proceso de paz llevó a la firma en 1998 del Acuerdo de Viernes Santo, que puso fin a treinta años de violencia entre los paramilitares protestantes de Irlanda del Norte y los republicanos del IRA.

"Al final, funcionó. No solo por John Hume, sino también por muchos otros. Pero, dado que este es el triste día de su muerte, hay que subrayar que no habría ocurrido sin John Hume o Pat Hume", destacó Adams.

 

Irlanda despide a Hume, figura clave en el proceso de paz

 

Irlanda del Norte despidió hoy a John Hume, premio Nobel de la Paz y uno de los arquitectos del proceso democrático en la provincia británica, en un funeral celebrado en su ciudad natal de Derry, al norte de la provincia. 

Debido a las restricciones impuestas por la COVID-19, la Catedral de San Eugenio no pudo llenarse, pero estuvieron presentes dignatarios de todos los signos políticos y religiosos, señal del enorme respeto del que gozaba Hume entre la comunidad protestante-unionista y la católica-nacionalista, tradicionalmente enfrentadas en la región.

Entre otros, estaba la ministra principal norirlandesa, la unionistas Arlene Foster, su adjunta en el Ejecutivo de Belfast, la republicana del Sinn Féin Michelle O'Neill; el primer ministro irlandés, Micheál Martin, y el presidente de la República de Irlanda, Michael D. Higgins.

Durante la misa, el oficiante, el padre Paul Farren, destacó que Hume "nunca perdió la fe en la paz" durante su carrera como activista de los derechos humanos y líder durante los años más duros del conflicto norirlandés del nacionalista Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP).

A diferencia del también nacionalista Sinn Féin, brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), el SDLP, con Hume al mando, siempre abogó por una solución no violenta al conflicto, lo que, finalmente, desembocó en la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo (1998).

El histórico líder norirlandés falleció el lunes a los 83 años en un centro de ancianos en Derry, donde recibía cuidados desde hacía algunos años, tras ser diagnosticado con demencia.

"Su visión sobre la paz reveló lo que podía ser posible y, con tiempo, determinación y tozudez, logró convencer a otros de que la paz podía hacerse realidad", recordó Farren, en referencia a la influencia que tuvo Hume para que el IRA considerase abandonar las armas y para que, a su vez, el Gobierno británico aceptase negociar con el Sinn Féin de Gerry Adams y Martin McGuinness.

Los restos de John Hume salen de la Catedral de San Eugenio durante su funeral en Londonderry, Irlanda del Norte, Gran Bretaña. Foto: EFE

El religioso subrayó que Hume "nunca dio prioridad" a un "grupo sobre otro", al tiempo que dio "dignidad y vida" a "mucha gente" durante unos años en los que "parecía que mandaban" aquellos con "mentes estrechas y preocupados por sus intereses".

"Si quieres un ejemplo de un hombre que dio su vida y su salud por su país, ese es John Hume", celebró Farren.

Su fallecimiento ha generado una ola de reconocimiento en todo el mundo, con mensajes de líderes actuales y pasados, entre los que se incluyen los del papa Francisco y el Dalai Lama, según reveló  Farren durante su homilía.

"Sabedor de la fe cristiana que inspiró los incansables esfuerzos de John Hume para promover el diálogo, la reconciliación y la paz entre el pueblo de Irlanda del Norte, su Santidad encomienda su noble alma a la amorosa misericordia del Dios Todopoderoso", dijo el religioso.

El líder tibetano, quien se reunió varias veces con Hume, durante sus visitas a la isla de Irlanda, afirmó en su misiva que tenía una "profunda convicción en el poder del diálogo y la negociación" para resolver conflictos de "manera no violenta".

Otro de los mensajes leídos hoy llegó del cantante de U2 Bono, quien señaló que, cuando la ciudadanía, en los años más negros, buscaba "un gran líder", lo que encontró fue a un "gran sirviente".

"Buscábamos a un gigante y encontramos un hombre cuya vida hizo todas nuestras vidas más grandes. Encontramos a John Hume", observó Bono, protagonista de una de las imágenes más icónicas del proceso de paz.

En un concierto de U2 por el "sí" al acuerdo de paz en el referéndum de 1998, Bono subió al escenario a Hume y David Trimble, líder del mayoritario Partido Unionista del Ulster (UUP).

Los dos políticos recibieron poco después el premio Nobel de la Paz por su contribución al fin del conflicto norirlandés, que causó unas 3.500 muertes en casi cuatro décadas.

EFE

Agencia de noticias internacional fundada en Burgos el 3 de enero de 1939. El entonces ministro del Interior, Ramón Serrano Suñer, impulsó la creación de la agencia, en la que participaron activamente: José Antonio Jiménez Arnau, Manuel Aznar Zubigaray y Vicente Gállego.