Autoridades de los museos en el antiguo campo de exterminio alemán nazis de Auschwitz-Birkenau en Polonia protestaron ante un vendedor en línea que vende minifaldas, almohadas y otros artículos con fotografías del campo. Foto: AP
En Twitter, el museo se dirigió al sitio de venta en línea redbubble, para decir que la oferta de estos productos con imágenes de Auschwitz es "muy perturbadora e irrespetuosa”.

Las autoridades del museo del antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau protestaron contra un vendedor en línea por el uso en minifaldas, almohadas y otros artículos de fotos del campo, en el que murieron alrededor de 1.1 millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial.

En Twitter, el museo se dirigió al sitio de venta en línea redbubble, para decir que la oferta de estos productos con imágenes de Auschwitz es "muy perturbadora e irrespetuosa”.

El portavoz del museo, Lukasz Lipinski, dijo el miércoles a The Associated Press que esa institución se sentía obligada a protestar.

La empresa australiana redbubble, que permite a los artistas crear diseños para camisetas y otros artículos de tela y venderlos directamente al público, respondió que estaba tomando "medidas inmediatas para retirar" los artículos de la venta porque, según dijo, no se ajustan a sus directrices.

Una captura de pantalla realizada del sitio de un vendedor en línea muestra una prenda temática de Auschwitz a la venta. Foto: AP

Los artículos ofrecidos por varios fabricantes incluían minifaldas, almohadas y bolsos con imágenes de posguerra en blanco y negro del campo y de las vías férreas por las que los trenes llevaban a la gente a Birkenau y sus cámaras de gas.

Entre 1940 y 1945, alrededor de 1.1 millones de personas, en su mayoría judíos, pero también polacos, gitanos, prisioneros de guerra rusos y otros fueron asesinados en las cámaras de gas o murieron de hambre, trabajos forzados y enfermedades en Auschwitz-Birkenau, que la Alemania nazi operaba en la Polonia ocupada.

La semana pasada, alrededor de 10,000 jóvenes judíos de todo el mundo se unieron a sobrevivientes del Holocausto y políticos en la Marcha Anual de los Vivos, de Auschwitz a Birkenau, en memoria de los 6 millones de judíos asesinados durante la guerra.