Foto: Especial
La NASA y sus socios han participado en este ejercicio de simulación diseñado "para ayudar a quienes toman las decisiones clave a practicar un impacto real de asteroides"

La NASA y agencias como la ESA (Agencia Espacial Europea) han presentado esta semana en la Conferencia Internacional de Defensa Planetaria un escenario de simulación en el cual un asteroide impacta a la tierra, específicamente Nueva York.

Durante esta conferencia, la NASA y sus socios han participado en este ejercicio de simulación diseñado "para ayudar a quienes toman las decisiones clave a practicar un impacto real de asteroides", ha detallado la agencia estadounidense.

"Los que dirigen las situaciones ante emergencias quieren saber cuándo, dónde y cómo impactaría un asteroide, y el tipo y alcance de daño que podría hacer", ha explicado por su parte Leviticus Lewis, de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) de Estados Unidos. No obstante, la NASA ha recalcado que actualmente no existe ningún objeto conocido con probabilidades significativas de chocar contra la Tierra en este siglo, a pesar del anuncio del asteroide gigante Apophis, que pasará a 31.000 kilómetros de nuestro planeta. 

En este ejercicio, la NASA y demás agencias deben responder a un escenario "realista pero ficticio" que involucra a un asteroide al que han llamado '2019 PDC', y que tiene una alta probabilidad de impactar la Tierra en 2027. Esta es la descripción ficticia que ha realizado la NASA ante el hipotético impacto de un asteroide contra el planeta: el 26 de marzo de 2019 descubren un asteroide al que denominan '2019 PDC'. Al día siguiente de su hallazgo, tanto la NASA como la ESA identifican varias fechas futuras en las que este asteroide podría impactar la Tierra. 

Ambas agencias coinciden en que el impacto potencial más probable será el 29 de abril de 2027, dentro de ocho años, pero la probabilidad de ese impacto en un principio es muy baja, 1 entre 50.000.  A partir de ahí, los organismos involucrados han realizado una serie de ejercicios simulados a lo largo de cinco días de conferencias, que la ESA —entre otras agencias— ha narrado en directo a través de Twitter

Día 1: se da a conocer a la humanidad el descubrimiento de ese asteroide, cuándo se cree que podría pasar junto a la Tierra y las escasas posibilidades de impacto, pese a ser potencialmente peligroso

Día 2: han pasado meses desde el descubrimiento del asteroide y la situación ha empeorado, ya que las probabilidades de impactar ya son de 1 entre 10.

Día 3: es el 30 de diciembre de 2021, dos años después de la detección del asteroide. Tras una misión de reconocimiento para comprender mejor la órbita, tamaño y composición de '2019 PDC', se descubre que el asteroide, de 200 metros, presenta una trayectoria que le llevaría a colisionar en Denver (Colorado, EE UU).

Día 4es el 3 de septiembre de 2024. En respuesta al choque de '2019 PDC' en Denver, se han enviado hasta tres misiones de 'impacto cinético' contra el asteroide para tratar de alejar su órbita de la Tierra. Dichas misiones han desviado con éxito su cuerpo principal, pero un fragmento de 50-80 metros todavía continúa dirigiéndose al planeta. Se desconoce el nuevo lugar de impacto, aunque se cree que será entre el este de EE UU y el océano Atlántico.

Día 5: es el 19 de abril de 2027, 10 días antes del impacto del resto del asteroide. Los científicos han calculado que el pequeño asteroide, de 60 metros, impactará en la ciudad de Nueva York, concretamente en la zona próxima a Central Park, el 29 de abril. El objeto celeste entrará en contacto con la atmósfera terrestre a 19 kilómetros por segundo, provocando una enorme bola de fuego que liberará entre 5 y 20 megatones de energía. Una vez acotada el área de impacto, el siguiente paso es llevar a cabo la evacuación de los residentes de esa zona y la evaluación de posibles daños en infraestructuras. También se restringirán los vuelos y se colocarán sensores que monitorizarán el impacto del asteroide sobre el terreno.

(Tomado de 20Minutos)