Los padres solicitaron un reembolso a Epic Games

La historia de una familia de Carolina del Norte, en Estados Unidos, se viralizó por una compra excesiva en el videojuego del momento, Fortnite. 

Los padres de un menor de 11 años detectaron un cargo por mil 200 dólares en su tarjeta de crédito, de acuerdo a información del portal GameRant.  

Como primera impresión creyeron que se trataba de un fraude financiero. 

Lo que no contaban es que su hijo, fan del videojuego Fortnite, había gastado esa fuerte suma en Pavos (moneda virtual del juego) para hacer compras dentro del juego. 

Al darse cuenta de lo sucedido los padres del menor solicitaron a la desarrolladora Epic Games un reembolso, el cual sucedió después de 'un tiempo', en palabras de la madre del niño. 

Better Business Bureau indicó que tienen conocimiento de al menos 247 casos similares.