El Presidente indicó que la Fiscalía ya trabajaba en el caso desde el sexenio anterior, por lo que su administración no interferiría con dicha investigación

"No íbamos a detener ningún proceso", dijo Andrés Manuel López Obrdor durante su conferencia de prensa luego de que se cuestionara su opinión respecto a las órdenes de aprehensión contra Lozoya y el dueño de AHMSA.

Respecto a las órdenes de aprehensión, señaló que la Fiscalía se encontraba trabajando la denuncia desde el gobierno anterior, por lo que aseguró, no se entorpecerían las indagatorias.

"Durante el periodo neoliberal se decidió privatizar empresas, bancos, bienes que ran del pueblo y de la nación, y esto fue parejado de un saqueo como nunca se había llevado acabo en la historia de México",  relató Obrador a los representantes de la ONU.

"Todo esto tiene que ver con la ambición del dinero. Los paradigamas del neoliberalismo se rompen cuando se trata de robar, de saquear", añadió.

Señaló que en esa época se vendió una planta, que fue comprada a sobre precio, "y se pagaron cerca de 500 millones de dólares, por una planta parada, arrumbada", dijo y aseveró que el vendedor y comprador de la planta fueron denunciados en su momento debido al sobreprecio de esta.

Respecto a los trabajadores de AHMSA

El Presidente indicó que luego que legisladores coahuilenses le solicitaran que permitiera el descongelamiento de las cuentas de AHMSA mientras se lleva a cabo el juicio contra su director.

Andrés Manuel informó que la principal prepocupación era no dejar sin empleo a miles de coahuilenses.

Asimismo, aprovechó para dar a conocer que el exdirector de Petróleos Mexicanos será también investigado por su relación en la compra de la planta a sobre-precio.