Para el estadounidense, esta visita le brinda una fotografía del pulso ganado a México. Su amenaza arancelaria obligó a López Obrador a movilizar 25 mil elementos de la Guardia Nacional para frenar la inmigración. ESPECIAL
Pese a amenazas de EU, AMLO dice que se recibe respeto de Trump. Celebran: “no nos peleamos, somos y seguiremos siendo amigos”

WASHINGTON, EU.- El cortocircuito que genera en México un presidente como Donald Trump, que ha vilipendiado desde hace años a sus habitantes, no ha evitado que Andrés Manuel López Obrador haya dirigido varios halagos a su homólogo tras la reunión de ayer en la Casa Blanca.

“Como en los mejores tiempos de nuestras relaciones políticas, durante mi mandato como presidente de México, en vez de agravios hacia mi persona y, lo que estimo más importante, hacia mi país, hemos recibido de usted comprensión y respeto”, recalcó López Obrador.

“La relación de Estados Unidos y México nunca ha sido tan estrecha”, son las palabras con las que Trump dio la bienvenida al mexicano, a quien ha agradecido que su primera visita al extranjero haya sido a EU.

El encuentro le dio a México un balón de oxígeno para el futuro de su economía, en medio del arranque del nuevo tratado comercial de Norteamérica, el T-MEC, sin importar el rédito electoral que vaya a sacar Trump.

La intervención posterior al encuentro, celebrada en el jardín de las rosas y en la que no se admitieron preguntas, estuvo repleta de halagos entre los mandatarios.

López Obrador recurrió a la relación que mantuvieron el republicano Abraham Lincoln y Benito Juárez, al que continuamente se refiere como el mejor presidente de la historia de México, para hacer un paralelismo con la relación que viven ellos.

En vez de agravios hacia mi persona y, lo que estimo más importante, hacia mi país, hemos recibido de usted comprensión y respeto”.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

“Algunos pensaban que nuestras diferencias ideológicas deberían llevarnos al enfrentamiento, afortunadamente ese mal augurio no se cumplió”, dijo López Obrador. “

Ambos mandatarios reincidieron en los cumplidos. “Somos amigos contra todo pronóstico”, dijo el estadounidense en otro breve mensaje. “En efecto, fallaron. No nos peleamos. Somos amigos y seguiremos siendo amigos”, complementó Obrador.

Para el estadounidense, esta visita le brinda una fotografía del pulso ganado a México. Su amenaza arancelaria obligó a López Obrador a movilizar 25 mil elementos de la Guardia Nacional para frenar la inmigración. Desde entonces ha caído un 85%.

La cita también ha sido una buena oportunidad de desviar la atención de la pandemia, la cual llegó ayer a los tres millones de contagios en Estados Unidos. © EL PAÍS, SL. Todos los derechos reservados