Oxfam hizo esta advertencia antes de las reuniones de abril del FMI y del Banco Mundial, así como de los ministros de Finanzas del G20. Todas ellas se celebrarán por videoconferencia. Foto: Tomada de Internet
Este dato, subraya Oxfam, podría suponer un retroceso de una década en la lucha contra la pobreza

Otros 500 millones de personas más sumidas en la pobreza como resultado del impacto económico del coronavirus. Esa es la estimación a la que han llegado investigadores del Kings College London y la Universidad Nacional de Australia a petición de Oxfam, que llama a adoptar medidas urgentes para ayudar a los países en desarrollo con el fin de que dicha cifra no se convierta en una realidad.

Según advierte la ONG en su informe ‘Elijamos dignidad, no indigencia’, el análisis realizado por los expertos apunta a que el parón económico que han conllevado las medidas adoptadas por buena parte de los gobiernos para frenar drácticamente la propagación del covonavirus podría sumir en la pobreza a entre el 6 y el 8 por ciento de la población mundial.

"Esto podría constituir a escala mundial un retroceso de 10 años en la lucha contra la pobreza, y un retroceso de 30 años en regiones como África subsahariana, Oriente Medio o el norte de África", porque más de la mitad de la población mundial podría caer por debajo del umbral de pobreza como consecuencia de la pandemia, advierte la organización.

Oxfam hizo esta advertencia antes de las reuniones de abril del FMI y del Banco Mundial, así como de los ministros de Finanzas del G20. Todas ellas se celebrarán por videoconferencia.

Los países más pobres, sin sistemas de protección social, serán los más afectados, al igual que las poblaciones desfavorecidas, como las mujeres.

Para evitarlo, Oxfam recomienda la ayuda financiera directa para las personas más afectadas y apoyo prioritario para las pequeñas empresas, así como condicionar la asistencia financiera a las más grandes a la adopción de medidas para los más vulnerables.

También pide la cancelación este año de los reembolsos de la deuda de los países más pobres. Cita el ejemplo de Ghana, que podría "proporcionar 20 dólares al mes a cada uno de los 16 millones de niños, discapacitados y ancianos del país durante seis meses" si se liberase de los plazos de pago de la deuda.

Además aconseja un aumento de al menos 1 billón de dólares en derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI) para ayudar a los países más pobres, aumentar la ayuda al desarrollo de los países donantes y la creación de impuestos de solidaridad de emergencia gravando los beneficios extraordinarios, las grandes fortunas, los productos financieros especulativos y las actividades que tengan un impacto negativo en el medio ambiente.

Con información de Dinero.com