Foto: Internet
Según un amigo cercano, el actor tiene pensamientos suicidas pues no puede con la culpa de pensar que fue responsable de la muerte de un hombre

La fecha para la audiencia que determinara la situación jurídica de Pablo Lyle, está más cerca. Y es que será el día de mañana 1 de mayo, cuando las autoridades de Estados Unidos terminen con la incertidumbre del actor y de su familia al conocer cuál será su destino.

Sin embargo, según un amigo cercano a Pablo Lyle aseguró que el panorama se está volviendo cada vez más negro al confirmarse que Jun Ricardo Hernández de 63 años, murió a causa del golpe que le propino el actor mexicano,

 

“Sí, la autopsia hecha al señor Juan Ricardo Hernández determinó que el golpe que le dio Pablo fue la causa de su muerte y ahora el panorama para éste es mucho más oscuro, ya que la fiscalía ha decidido ir con todo contra él”, compartió la fuente y señaló que se ha nombrado a un nuevo fiscal con mayor experiencia para que logre convencer al juez de que Pablo Lyle debe ir a la cárcel.

Además de la situación legal de Pablo, lo que más preocupa a su esposa y familia son los pensamientos suicidas que ha manifestado a raíz de su arresto domiciliario, sintiéndose totalmente culpable de haberle quitado la vida a un hombre.

 

  

 “Aunque al principio no le caía el veinte y sus abogados alegan que actuó en defensa propia, e incluso ésa será su defensa en el juicio que enfrentará, en realidad ya le cayeron las culpas, se siente totalmente responsable, tiene un enorme cargo de conciencia por haberle quitado la vida a una persona”.

Por otro lado, el amigo de Lyle afirma que él y su esposa atraviesan por una fuerte crisis puesto que discuten todo el tiempo por el decaimiento emocional que por el momento sufre y por el afán de Pablo en alejarla ya que según comenta, todos los días reciben amenazas de muerte.

 

Foto: Internet
Foto: Internet

“Pablo tomó la decisión de alejarla. Ana no quería hacerle caso, pero él insistió. Le dijo que se regresara a México con sus hijos, que no se expusiera en Estados Unidos a que le hicieran algo”.

 

En cuanto a su estado emocional, el actor mexicano está recibiendo apoyo psicológico para darle terapia y que esos pensamientos suicidas se alejen de él. Lo están protegiendo de todas las formas posibles.

Sobre su situación legal, la fuente aseguró que los abogados del protagonista de “Mirreyes contra Godínez” están buscando llegar a un acuerdo económico con los familiares de la víctima, pero primero tendrán que averiguar qué es lo que ocurrirá con los cargos.