Foto: Especial
Ocurrió en Valencia, España, donde los vecinos alertaron sobre los hechos y policías lograron detener al hombre de 38 años de origen boliviano, la niña incluso dormía con tijeras bajo su almohada

España. Sin pensar dos veces que pudiera morir, una adolescente de 14 años se colgó del tendedero que estaba en el exterior del edificio donde habitada en un cuarto piso para evitar ser abusada sexualmente por su padre, quien ya fue detenido gracias a que los vecinos llamaron a las autoridades al darse cuenta del hecho.

La Policía Local de Valencia detuvo a un hombre de 38 años de origen boliviano por un presunto delito de abuso sexual a su hija de 14 años, a quien supuestamente intentó violar, según fuentes policiales.

Los hechos se produjeron sobre las 23:15 horas de este martes, cuando los agentes fueron requeridos para dirigirse al barrio del Distrito Marítim donde, al parecer, una niña de 14 años estaba colgando del tendedero de ropa de un cuarto piso gritando que su padre la quería violar.

Al parecer, el padre intentó abusar sexualmente de la menor y ésta, aprovechando que entró en la habitación su hermana pequeña, escapó a la ventana para pedir auxilio, subiéndose al tendedero.

Según las fuentes, no era la primera vez que sucedía, ya que, al parecer, el año pasado hubo otro posible episodio de abuso sexual y de intento de grabación oculta mientras la menor se duchaba con su hermana, y aunque no lo denunció en su día por miedo, llegó a dormir con unas tijeras bajo la almohada.

Cuando los Agentes de la séptima Unidad de Distrito Maritím y la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS) de la Policía Local de Valencia llegaron al lugar, observaron a los vecinos intentando romper la puerta para auxiliar a la menor.

Los Agentes accedieron a la vivienda rescatando a la menor y sus dos hermanos pequeños, según las fuentes, que han indicado que la niña de 14 años fue atendida por el SAMU y trasladada al Hospital Clínico acompañada por una agente de la Policía Local.

Mientras la madre volvía al domicilio desde Altea (Alicante) donde trabajaba, los menores se quedaron a cargo de la persona autorizada por ella.

El padre fue detenido y, tras leerle sus derechos, fue trasladado por la Policía Local a la Inspección Central de Guardia para evitar un linchamiento vecinal y desde donde será pasará a disposición Judicial.