Familiares y amigos de las 17 víctimas del tiroteo en una escuela de Parkland presentaron una petición de una enmienda constitucional en Florida para prohibir los fusiles de asalto.

La comunidad de Parkland recordó con "recogimiento", según dijo uno de sus vecinos, el tiroteo que el Día de San Valentín de 2018 acabó trágicamente con la vida de 14 estudiantes y tres empleados de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas (MSD).

Los alumnos de MSD al parecer prefirieron honrar en privado a sus compañeros y maestros muertos o quisieron evitar a los muchos periodistas congregados en la escuela, a juzgar por la poca asistencia a la llamada jornada "de servicio y amor”.

"Cada día es una lucha para ellos, padecen estrés postraumático. Para algunos es como si hubiera ocurrido ayer, es muy difícil", manifestó a la prensa Robert Runcie, superintendente del distrito escolar de Broward a las afueras de la escuela secundaria.

Runcie manifestó que ha sido "significativamente baja" la asistencia al liceo, que estableció que los alumnos que no deseasen asistir podían hacerlo y también redujo la jornada escolar y cambió las clases por actividades comunitarias.

El extenso altar con flores y muñecos de peluche de hace un año es ahora un pequeño jardín con 17 molinillos de colores que se mueven con el viento en tributo a cada una de las víctimas.

Uno de los pocos estudiantes que se asomaron no pudo contener las lágrimas al llegar al altar, que es custodiado por "ángeles guardianes" y perros de apoyo emocional.

"Es un día duro", murmuró la mujer que dirigía el poco tránsito en esa esquina y que abrazó y consoló al joven.

La imagen solitaria y apacible de la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde al igual que en todas los centros educativos de los condados de Broward y Miami-Dade se guardó un minuto de silencio ayer en la mañana, contrasta con las escenas desgarradoras que vivieron allí hace un año padres, maestros y alumnos.

"Se siente consternación, un silencio, es un vacío", expresó a Efe el salvadoreño Jorge Medina, un vecino de la escuela.

El tributo a las víctimas se trasladó hacia el mediodía al "Templo del tiempo", una escultura en madera reciclada construida por el artista David Best junto con un grupo de voluntarios para conmemorar el primer aniversario.

En ese templo sin dios ni religión, que dentro de unos meses será quemado como otras obras de Best, los visitantes dejan mensajes, fotografías y objetos para recordar a las víctimas.

La comunidad también se reunió en un parque aledaño a la escuela, el Pine Trails Park, el mismo donde el 15 de febrero de 2018 se congregaron los estudiantes de Parkland y comenzaron una campaña agresiva por el control de las armas de fuego que se conoce como March for Our Lives (MFOL).

Ese parque fue escenario ayer en la tarde de una vigilia que congregó a unas 1,500 personas, encabezada por líderes locales y religiosos de varios credos.

Poco antes, el gobernador de Florida, Ron DeSaantis, junto a su esposa, Casey, entregaron una ofrenda floral en el jardín y oraron en silencio en ese pequeño memorial. Poco después, ambos visitaron la escuela.

Emilce McGovern, reportera gráfica de la organización, dijo a Efe que los jóvenes activistas no tenían programados para hoy discursos o pronunciamientos como los que acostumbran desde hace un año.

"Es un día más de comunidad, de recogimiento", expresó.

Desde el día siguiente de la tragedia los jóvenes de MFOL rechazaron enérgicamente "los pensamientos y oraciones" ofrecidos por algunos políticos cuando ocurren tiroteos y les exigieron control de armas y protección real en las aulas.

Hoy no aparecieron por el parque, quizás por las mismas razones por las que la escuela estaba casi vacía.

El miércoles, David Hogg, uno de los rostros más visibles de ese movimiento, dijo en Twitter que tomaría un descanso de sus redes sociales por tres días y pidió que se recuerde "a las personas que nos robaron ese día, por ellos peleamos por la paz”.

Con una fuerte presencia en las redes sociales, estos estudiantes y algunos de los padres de las víctimas se han movilizado especialmente contra la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) y los políticos que reciben sus donaciones.

En Florida, recordó McGovern, lograron algunas restricciones, entre ellas el aumento de la edad para comprar armas, hasta los 21, y el establecimiento de un período de espera de tres días para la mayoría de las compras de armas de largo alcance.

Esta semana además comenzaron una campaña encaminada a prohibir mediante una enmienda constitucional la venta de fusiles de asalto como el semiautomático AR-15 que utilizó Nikolas Cruz, autor confeso del tiroteo, un exalumno de MSD que hoy espera juicio en prisión.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, que ordenó que las banderas ondeen a media asta durante la jornada de ayer y elogió la fortaleza de la gente de Parkland, anunció este miércoles un nuevo plan contra los tiroteos.

Runcie dijo que han "trabajado significativamente" para mejorar la seguridad con más personal, cámaras y mecanismos de bloqueo de entradas.

El vecino salvadoreño, que tiene dos hijas, se mostró contrario a que se armen maestros como lo propone actualmente un proyecto de ley que se discute en el Congreso de Florida, pero señaló que se necesita un mayor control de armas.

Sin embargo, está convencido de que "todo depende del corazón del que tiene el arma", al referirse a Nikolas Cruz, el joven de 19 años que hace un año mató a 17 personas en su antigua escuela. 

Víctimas de Parkland proponen enmienda para vetar fusiles de asalto en 2020

Familiares y amigos de las 17 víctimas del tiroteo en una escuela de Parkland presentaron una petición de una enmienda constitucional en Florida para prohibir los fusiles de asalto, mientras avanzaban los preparativos para el primer aniversario de la tragedia que se cumplió este jueves 14 de febrero.

Estudiantes que sobrevivieron a la masacre y parientes de los 14 estudiantes y tres adultos que murieron acudieron ante las autoridades electorales en Fort Lauderdale (Broward), al norte de Miami, con las primeras firmas de un total de 800,000 que se requieren para el cambio constitucional en las elecciones de 2020.

La iniciativa coincide con los preparativos de distintos eventos para recordar a las víctimas de Nikolas Cruz, entonces de 18 años, que el Día de San Valentín de 2018 acabó con la vida de 17 personas con un fusil semiautomático que había comprado legalmente.

Algunos parientes y supervivientes del tiroteo rechazan que se organicen actos conmemorativos por diversas razones.

Sin embargo, el Distrito Escolar de Broward tiene previsto para este jueves un minuto de silencio y por la tarde una vigilia, entre otras actividades comunitarias.

Los alumnos de la tristemente famosa escuela Marjory Stoneman Douglas están excusados de asistir a clase el 14 y el 15 de febrero.

Andrew Pollack, cuya hija Meadow Pollack, de 18 años, fue asesinada, señaló que el aniversario "no tiene sentido" porque cada día para él es "14 de febrero”.

"Cada día siento lo mismo de perder a mi hija", expresó.

David Hogg, uno de los estudiantes supervivientes del tiroteo, que es actualmente un activista por el control de armas, hizo parte del grupo que entregó ayer las primeras 88,000 firmas encaminadas a prohibir "la venta de armas de estilo militar" en Florida.

Desde el tiroteo de Parkland, varios estudiantes de la escuela escenario de la tragedia, entre ellos Hogg, han liderado una campaña nacional por el control de armas que incluyó la multitudinaria "Marcha por nuestras vidas" en Washington, en marzo de 2018.

También movilizaron las inscripción de votantes para castigar candidatos que reciban donaciones de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA,en inglés) y presionaron al gobierno de Florida, que aprobó en 2018 una ley que, entre otros puntos, incrementa la edad mínima para adquirir un arma de los 18 hasta los 21.

La ley también impone un período de espera de tres días para la mayoría de las compras de armas de largo alcance.

Por otro lado, este martes, además se prevé que un comité del Senado de Florida analice un proyecto de ley que busca armar a maestros y personal escolar para responder a un tiroteo, iniciativa que ha tenido la oposición de algunos grupos civiles como el Southern Poverty Law Center (SPLC, en inglés).

"Florida debe honrar las vidas perdidas y mostrar respeto a quienes sobrevivieron, asignando dólares de impuestos para promover la seguridad real en las escuelas públicas", señaló.

Instó al mejoramiento de los servicios de salud mental y la capacitación del personal desarmado en el manejo de crisis.

Se trata de "medidas dañinas y peligrosas en las escuelas de Florida (...) que socavarían los entornos de aprendizaje efectivos en nuestras escuelas y que amenazan el bienestar de los estudiantes, las familias y los educadores", señaló.

Además de los 17 muertos, otras 17 personas resultaron heridas en la masacre de Parkland, la segunda mayor en los últimos años después de la ocurrida en 2016 en el club Pulse de Orlando, en el centro de Florida, donde Omar Mateen, de origen afgano, mató a 49 personas con un fusil de asalto y una pistola automática.