Foto: Especial
Los hechos sucedieron en la comuna de Los Ángeles, Chile. El Pastor realizó una misa evangélica en su casa, el problema es que el país está en cuarentena y se tienen prohibidos eventos así

Un Pastor evangélico fingió ser atropellado por militares para evitar ser fiscalizado, realizó una misa ilegal en cuarentena obligada por las autoridades de Chile. Los elementos arribaron, pero el hombre los recibió con golpes y cuando no tenía nada que hacer, el hombre se arrojó sobre una camioneta.

Los hechos sucedieron en la comuna de Los Ángeles, Chile. El Pastor identificado como César Lagos realizó una misa evangélica en su casa, el problema es que el país está en cuarentena y se tienen prohibidos eventos que congreguen grupos de personas en un lugar cerrado, esto por la pandemia de la Covid-19.

Los militares recibieron un reporte y acudieron al domicilio, iban a fiscalizar, pero el hombre los recibió a golpes y empujones. Los fieles comenzaron a huir del lugar, por lo que el Pastor fingió que una camioneta lo había atropellado.

En el video se puedo observar cómo se lanza de espaldas sobre la parte trasera de un vehículo, cae al piso y después se agarra de la defensa para ser arrastrado unos centímetros. El ayudante corrió para reclamarle al chofer, pidió a las personas que no grabaran y después comenzó a golpear al militar.

Al final, ambos civiles fueron acusados de agresión y de incumplimiento de las normas sanitarias, por lo que el pastor pidió disculpas: “cometí un error como toda persona y yo les pido disculpas”.