Foto: Cuartoscuro
En tercer día de juicio contra líder zeta en Estados Unidos, otro testigo señala que megafuga en Cereso se dio para reforzar ‘guerra’ contra Cártel del Golfo
"Ellos toman estos cuerpos y los llevaban al Cereso para poder destruirlos o desintegrar ellos; tenían contenedores de ácido, o no sé qué proceso para desaparecerlos”.
Rodrigo Humberto Uribe, testigo en juicio que sigue la Corte de EU.

El Penal de Piedras Negras fue utilizado como el “matadero” y  centro de operaciones de Los Zetas, afirmó Rodrigo Humberto Uribe, testigo que declaró ayer ante la Corte de Estados Unidos como parte del juicio contra Marciano Millán Vázquez, presunto líder zeta en Piedras Negras.

Uribe, quien es señalado como supuesto operador financiero de Los Zetas, es citado por el periódico San Antonio Express, que señala que la prisión era el “matadero” del grupo criminal.

Ahí, declaró Uribe Tapia en la Corte, el Cártel asesinaba y desaparecía personas, empacar drogas y modificar vehículos para actividades de narcotráfico.
El testigo dijo que él vio que fueron mutilados y desintegrados los cuerpos de dos mujeres y un hombre.

“Ellos toman estos cuerpos y los llevaban al Cereso para poder destruirlos o desintegrar ellos”, dijo Uribe. “Tenían contenedores de ácido, o no sé qué proceso para desaparecerlos”.

Los testimonios de quien a inicios de semana declaró que él entregó cuatro millones de dólares a cambio de protección a funcionarios de Coahuila que trabajaban para el exgobernador Humberto Moreira, fueron reproducidos también por medios nacionales.

“Uribe dijo el jueves que su hermano estuvo trabajando para los Zetas en el penal durante un tiempo y que observó que el cártel estaba empaquetando drogas ahí y modificando vehículos para crear compartimentos de contrabando”, publicó el diario Reforma.

Otro testigo en el juicio contra Marciano Millán, es Saúl Fernández, de 21 años, quien espera sentencia por un cargo de conspiración de distribución de mariguana, y declaró que en septiembre de 2012, un mando de los Zetas presumía la megafuga de la prisión de Piedras.
“Me dijo que tomaron dos autobuses, y se los llevaron por la puerta principal”, indicó.

La fuga se llevó a cabo –según los testimonios en la Corte- porque los Zetas se quedaron sin gente, debido a que muchos se pasaron al bando del Cártel del Golfo.

¿Fuga para ‘reforzar’ guerra?

En septiembre de 2012, 129 reos se fugaron del Penal de Piedras Negras, ayer en el juicio que se sigue contra un líder criminal se afirmó que la huida se dio para reforzar las filas de Los Zetas en su ‘guerra’ contra el Cártel del Golfo.