Ella es Layla, una migrante de Honduras | Foto: Armando Ríos
Su hija empezó a padecer gripe debido a los cambios de temperatura en el Estado

Layla, hondureña que migró con ocho miembros de su familia, entre ellos su hijo menor de dos años, denunció que al apersonarse al albergue migrante les fue negado el acceso debido a que su visa por razones humanitarias ya había sido expedida por otros medios y desde tiempo atrás.

Fue en el estado desde la frontera sur, donde Layla y su familia lograron obtener su trámite, y al escuchar que la Caravana arribó a Piedras Negras, decidieron incorporarse para lograr el resguardo, el techo y la comida que han estado padeciendo desde que abandonaron Honduras.

Asegura que no pide nada a las autoridades: "No, ¿qué les puedo pedir? Sólo hay que tener fe en Dios”, dice.

“Nos dijeron que no nos quieren ver aquí. Ahora vamos a ver para dónde agarramos porque no tenemos dinero, ni nada, y no nos reciben”, dice. 

Su hija empezó a padecer gripe debido a los cambios de temperatura en Piedras Negras, donde este viernes el termómetro registró una máxima de 13 grados y una mínima de 7, mientras que apenas el miércoles, la temperatura alcanzó hasta los 30 grados centígrados. Una desacostumbre para los países de Centroamérica. 
 

“Es difícil, son cosas que uno pasa por andar buscando el sueño americano, pero ya estamos cerca. Son cosas que vamos a lograr", expresó. 

Layla y su familia podrían ser atendidas en las próximas horas en uno de los albergues instalados por la sociedad civil para pasar esta noche.