Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, viajando en avión comercial | Foto: Cuartoscuro
En vuelo de AMLO, el capitán Alejandro Aguilera se convirtió en guía de turistas para contar la historia del lago de Texcoco y de los efectos del nuevo aeropuerto

El capitán Alejandro Aguilera convirtió el vuelo en el que Andrés Manuel López Obrador viajó a Colima en un paseo turístico para contar  a los pasajeros la historia del lago de Texcoco y las afectaciones ocasionadas por el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

”Aquí vemos el lago de Texcoco... lo que queda del lago porque en el intento por construir un nuevo aeropuerto intentaron acabar con él una vez más”, dijo el piloto del vuelo AM 2526 en el que el Presidente viajó a Manzanillo para entregar apoyos de los programa del bienestar.

Desde su asiento, como siempre en la salida de emergencia, López Obrador sonreía por la narración del capitán y hasta aplaudió al término de la explicación.

El piloto dijo que los trabajos afectaron la migración de las aves y celebró la decisión presidencial de cancelar el proyecto. 

Luego de poco más de una hora de vuelo, los pilotos pidieron al Presidente una foto que fue tomada por el coordinador de la Ayudantía, Daniel Asaf, en la puerta del avión.

“Es un hombre con un conocimiento profundo, sabe mucho de la historia de la Ciudad de México y del lago de Texcoco y la importancia de conservarlo”, dijo López Obrador al bajar del avión y despedirse de los pilotos y las sobrecargo. 

- ¿Le dijo que apoyan el aeropuerto en Santa Lucía?, se le preguntó.

- “Sí pero no, no, no, no, no quiero opinar por él, es un hombre con criterio”.

El gobernador de Colima, Ignacio Peralta, recibió al Presidente en el aeropuerto aunque entre el tumulto de simpatizantes no le fue posible saludarlo hasta que abordaron la misma camioneta rumbo al evento.