AMLO señaló que no se entregará el avión, sino premios en efectivo por 20 millones de pesos a cada uno de los 100 cachitos ganadores. Foto: Especial
El presidente Andrés Manuel López Obrador planteó que los ganadores de la rifa del avión presidencial reciban el premio en efectivo, 100 premios de 20 millones de pesos. El presidente no tiene contemplada la posibilidad de que no se vendan todos los billetes

MÉXICO.- De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO),  los 100 premios de 20 millones de pesos que se repartirán en la rifa del 15 de septiembre, serán libres de impuestos, por lo que ya se trabaja con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el gobierno de Ciudad de México.

“Hay un impuesto que también se tiene que pagar en la ciudad… para que no haya duda, los 20 millones son libres”, expuso AMLO.

Asimismo, Jorge Mendoza, del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), explicó: “Hay tres impuestos principales, el ganador tiene un impuesto de ISR del 1%, hay un impuesto local del 6% en Ciudad de México, y luego hay un tercer impuesto al que haga el sorteo, del 30% sobre la utilidad que tiene el sorteo… son los tres impuestos que se están trabajando”.

También indicó con la rifa del avión presidencial será posible un ahorro de 697 millones de pesos, entre 2020 y 2027 por arrendamiento de la aeronave.

Los billetes estarán disponibles para su venta a partir del 1 de marzo. Foto: Especial

Ganadores de rifa del avión recibirán 20 millones... y serán 100 los premiados

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que sí se rifará el avión presidencial para obtener dinero para comprar equipos médicos para los hospitales del país. El sorteo se realizará el martes 15 de septiembre a las 8 de la noche.

“Quien compre un cachito nos estará ayudando a resolver el problema que nos dejaron los gobiernos faraónicos. Se va a utilizar ese dinero para una causa humanitaria muy importante”, dijo este viernes en su conferencia matutina.

Los billetes estarán disponibles para su venta a partir del 1 de marzo.

Señaló que no se entregará el avión, sino premios en efectivo por 20 millones de pesos a cada uno de los 100 cachitos ganadores.

“No les queremos entregar un problema queremos entregar un premio que lo disfruten, porque entonces si los memes de donde estacionarlo, tenemos ya resuelto eso”, dijo el mandatario.

El avión se quedará en custodia de la Fuerza Aérea, éste se va a rentar o vender.

El presidente detalló que el avión se rifa para obtener recursos y así no rematarlo en un precio menor.

“El avión sigue en venta pero al mismo tiempo se resuelve el problema porque se pagan los premios lo que se obtenga de la rifa es para los hospitales y el avión tiene 2 años de mantenimiento hasta que se venda pero al mismo tiempo que se mantiene, mientras se vende se va a poder rentar y hay un contrato de renta de un año”, explicó.

Para la venta de los billetes la Lotería Nacional cuenta con 84 organismos de venta foráneos; 50 expendios; 310 vendedores ambulantes del área metropolitana; 2 mil 658 vendedores ambulantes. A éstos se suman más de 6 mil sub-vendedores a nivel nacional.

Señaló que enviarán billetes de la lotería a los Estados Unidos, para promover el sorteo en dicho país a través de varios consulados.

El presidente no tiene contemplada la posibilidad de que no se vendan todos los billetes. “Estoy seguro que se van a vender todos los boletos, hasta podrían faltar. Hay demanda, la gente quiere ayudar”.

López Obrador dijo que “como estamos en el terreno de lo inédito, se está ajustando todo el marco legal para no violar ninguna ley” con la rifa.

“Se presentó una iniciativa en la Cámara de Diputados para que se autorice que el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado pueda llevar a cabo estas rifas, que tenga fundamento legal”, dijo el director de Lotenal.

El Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado será el que aporte los 2 mil millones de pesos para fondear el premio que se repartirá con la rifa del avión presidencial.

Los recursos son parte de lo que se ha obtenido por los decomisos de dinero en efectivo que realizan las dependencias dedicadas a combatir los delitos y las subastas que se han hecho.