Marcha. El grupo de familiares tomaron las calles de Saltillo. / HÉCTOR GARCÍA
Tras misa en catedral, familiares de desaparecidos se hicieron notar

En el día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas el Obispo de Saltillo, Raúl Vera López, conmemoró una misa en honor a los miembros del colectivo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fuundec) y a las víctimas de las desapariciones. 

En la celebración eucarística realizada ayer en la Catedral de Santiago se colocaron a pie del altar las fotografías de las personas ausentes, así como lonas con consignas en las que exigen justicia y verdad sobre sus casos.  

Al inicio de la homilía algunas mujeres subieron al altar y frente al Obispo Vera pronunciaron el nombre y la fecha en que desaparecieron sus familiares: “Antes mi hijo tenía un nombre y una familia, ahora tiene un expediente desde que desapareció”, dijo una de las madres. 
Tras escuchar el dolor de las familias el presbítero lamentó que siete años después de que se documentaran las primeras desapariciones, sean más personas a las de otros años.

“Tenemos que exigir verdaderas estrategias de búsqueda para que se muevan todos los instrumentos que tiene el Estado para encontrarles” y sostuvo que la desaparición es utilizada como una herramienta política por los entes gubernamentales para ejercer presión sobre el pueblo. 

 “…En Coahuila según datos oficiales hay mil 791 personas desaparecidas, existen 458 cuerpos sin nombres en fosas comunes, y hay un sinnúmero de muestras óseas en los laboratorios de la Policía Federal y PGR en proceso de análisis”, refirió Vera López.

El dato
>Al acabar la misa, integrantes de FUNDEC se organizaron junto a estudiantes de la Facultad de Trabajo Social frente al Palacio de Gobierno y marcharon sobre las calles Juárez, Victoria, Purcell, Aldama, Allende y Ocampo hasta llegar nuevamente a la Plaza de Armas, donde lanzaron consignas justicia y lucha