Contingencia en Cancún y Rivera Maya por excesivo volumen de algas marinas que amenaza destino preferido de miles de vacacionistas

Las paradisiacas playas del Caribe mexicano están amenazadas por el desagradable sargazo, una microalga marina que, además de dar mal aspecto, genera un desagradable olor que ahuyenta a los turistas.

Las Secretarías de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) y de Turismo (Sedetur), descartaron además que existan riesgos a la salud o alertas derivados del fenómeno atípico que, según pronósticos satélitales, será más intenso en este año, que en 2015, cuando se registró la primer crisis por el arribo de sargazo pelágico.

La presencia de las algas pardas y de otro tipo de alga en playas de detinos turísticos como Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Holbox, Mahahual y Bacalar, ha provocado quejas de turistas, hoteleros y prestadores de servicios, por el impacto visual, ambiental y los costos que implican su retiro.


¿Qué es el sargazo? 

El sargazo es un género de macroalgas planctónicas. Estas macroalgas llegan a las playas del Caribe de forma moderada, pero algunas veces la cantidad del sargazo es extremadamente abundante. Afectando no solo las costas del caribe mexicano, si no también de Barbados y el norte de República Dominicana, asustando a los turistas que desean playas color turquesa y arenas blancas, elevando el nivel de cancelaciones en los destinos.

Aunque no existen estudios a profundidad sobre este fenómeno, se cree que el sargazo proviene del llamado mar de los sargazos, una región del Océano Atlántico.

Pero, ¿Por qué llegan en cantidades tan abundantes a la playa?

Esta pregunta aún no tiene respuesta concreta y existen varias hipótesis.

Una de ellas apunta al cambio climático y al cambio de las corrientes en el Océano Atlántico.

Otra de ellas señala que la causa de su aumento son los nutrientes contaminantes a causa de la actividad humana, que hace a las plantas crecer más rápido y aumentar su biomasa.

Especialmente la contaminación desbordada en el mar por el Río Missisipi o el gran derrame de petróleo en el 2010. De confirmarse esta teoría quedaría más que claro que las acciones de un sitio puede afectar enormemente a otro a cientos de kilómetros de distancia.

Sin embargo ninguno de los estudios es concluyente.

Por otro lado es importante saber que el sargazo en cantidades normales es benéfico para el ecosistema, pero en cantidades extremas no lo es y puede ser incluso dañino para el ser humano. Lo que preocupa tanto a biólogos, como a las personas que dependen de la industria turística en estas costas.

Con información de alanxelmundo.com